lunes, 7 de diciembre de 2015

Ajedrez canario Fotos históricas Match Las Palmas Tenerife 1963

Ajedrez. Match interprovinciales Las Palmas/Tenerife


Los enfrentamientos de selección entre Las Palmas y Tenerife  comenzaron de forma extraoficial en 1957 ya que por entonces no existía aún la Federación Provincial en Las Palmas (desaparecida desde fines de los años 40). Sin embargo, con la llegada de Pierre Dumesnil a Las Palmas en 1955 comenzó la fase de reactivación, que culminaría en 1959 con la reconstitución de dicha Federación. José Cardona, Secretario de la Federación tinerfeña por entonces, apoyó a Pierre Dumesnil en todo, y tras un encuentro no oficial en el citado año 1957, a partir de 1960 empezaron a jugarse recordados matchs de selecciones, siempre con la misma fórmula: dos días en una isla y dos días en la otra (cuatro partidas en total). Las selecciones, primero de pocos tableros, se ampliaron con los años a doce.

Los match sirvieron incluso para, computando sólo el resultado de los cuatro primeros tableros, decidir la provincia que se desplazaba al campeonato de España por equipos, entre 1965 y 1968. A partir de este año ya los campeonatos se disputaban entre equipos concretos, y acudía a los nacionales el campeón regional.

Los match se mantuvieron hasta principios de los años 70, en que decayeron. Eran siempre ocasiones de confraternización y de sana rivalidad entre los mejores jugadores de ambas provincias.

Aquí dejamos una foto tomada en el Círculo de la Amistad de Tenerife en  mayo de 1963, en uno de esos encuentros. Se acompaña del texto de identificación de la mayor parte de los jugadores. Ambos documentos han sido facilitados por Pierre Dumesnil con dedicación a todo el ajedrez canario.



Igualmente, añadimos una foto facilitada por Juan Pedro Domínguez, probablemente del match de 1961, por Las Palmas puede verse al propio Juan Pedro de primer tablero, segundo Isidro Miranda, tercero Pierre Dumesnil, cuarto Sagaseta, quinto Pedro Lezcano  Montalvo... Sorprende el poco espacio en que se mueven los jugadores, prácticamente comprimidos entre la pared y la avalancha del público. Se ve el enorme interés que suscitaban estos encuentros...


viernes, 23 de octubre de 2015

Glosando Burning veneno del rock MANOLO FERNANDEZ BAJISTA DE BURNING 1980-1983


Glosando "Burning veneno del rock" MANOLO FERNANDEZ BAJISTA (1980-83)

Me quedaba subir a la red algunas reflexiones que al hilo de la salida del libro me hizo Manolo Fernández, que fuera bajista del grupo. Es sólo una selección de declaraciones de Manuel, que iluminan aspectos oscuros de esa época clave del grupo, muy poco documentada, y especialmente clave porque Manolo estuvo muy cercano a Toño Martín, cantante y colíder de Burning, y es prácticamente el único que se mantuvo junto a él tras la ruptura de la banda.


Victor Manuel Fernández Pombo, “Manolo”, o Manolo Fernández, fue el bajista de Burning en unos años especialmente convulsos para la banda, entre 1980 y 1983,  grabó los discos “Bulevar” (1980) y “Atrapado en el amor” (1982) y estuvo muy vinculado especialmente a Toño. Vive ahora ruralmente en su Galicia natal, sigue tocando y componiendo, y recuerda aquellos años salvajes. No está identificado  con la banda actual, ya que no concibe Burning sin Toño ni Pepe Risi. En 2010 estuvo en la presentación del libro “Burning veneno del rock”, y ese día, y antes y después, nos contó muchos detalles sobre ese tiempo poco conocido de la banda. Este es un resumen parcial de mis charlas con él, en persona, o por internet o teléfono.



-¿Cómo conociste a los Burning?

-Yo era vecino de ellos cuando vivían o componían en la casa de Torrejón, yo estaba en el mismo edificio con otro un grupo, la Charly Band. Había llegado en 1979 de Londres y les oía tocar; me daba cuenta de que yo estaba en una onda mas moderna que Burning, que me parecían por entonces muy anticuados, cercanos a Leño, el rock urbano tan anticuado, etc. Londres estaba muy por delante entonces. Yo vivía encima de ellos, en el tercer piso. En todo el bloque vivían muchos muchos músicos, enfrente había un grupo puertorriqueño buenísimo de salsa, eran tres músicos, y se llamaban “Un poquito de todo”; todos nos quedábamos extasiados oyéndoles tocar, porque eran buenísimos, y de ahí salió el nombre de la canción “Un poquito nada más” que grabó Burning en su disco “El fin de la década” poco después. En ese momento, aunque yo no estaba aún en Burning, yo ya era amigo de ellos, iba a su casa cuando componían esos temas que entraron en el LP, y de hecho tengo que ver con esa canción, como sabes muy biográfica, porque se nombra a mi mujer, cuando se dice “Chusa tuvo gemelos, pero ninguno sobrevivío”. Mi mujer entonces se llamaba Mary Luz, pero Toño puso Chusa para rimar con la melodía. Mi mujer se había quedado embarazada pero ya teníamos un hijo, sin posibilidades de tener más en ese momento, así que fue a Londres a abortar los gemelos...

-Tú te incorporas exactamente en 1979, después de que se grabe ese disco, cuando tras unos pocos bolos Quique el bajista fundador de la banda se marcha de Burning.


-Yo me incorporé a la banda al marcharse Quique, que era un gran bajista, por cierto, con un pulso muy firme. Sucedió que yo también me quedé sin grupo, yo vivía en el piso con Bibi Andersen, a la que se menciona también en temas de Burning, y su novio. Y el músico que tocaba en la Charly conmigo se mató en un accidente  de tráfico; me quedé sin grupo. Así que Toño me dijo que si quería sumarme a Burning. Yo no lo veía claro porque me iba más el sonido por ejemplo de Nacha Pop, yo era amigo de Ñete y Carlos Brooking. Al final entré en Burning con esa idea de modernizar su sonido. Y me quedé allí hasta que se fue Toño, toqué más de cien veces con el grupo.  Hay un cambio de estilo, empujo al grupo hacia el sonido más moderno de la incipiente movida, que era lo que había que hacer, aunque muchos se llevaran las manos a la cabeza llamándolo música pop, etc. En realidad íbamos más allá de la movida, que eran músicos que tocaban mal. La idea era que el disco Bulevar, de 1980 estuviera en la movida, sí, en esa onda, pero por encima de ella en calidad, que el disco quedara para el futuro,  y ciertamente lo consigue, así ha sido, es un disco de culto ahora, aunque entonces no tuviera el éxito que merecía. Pero esa era la línea a seguir, el camino, y yo, que me había hecho amigo de Toño especialmente, que era el líder de Burning claramente en ese instante, fui responsable de ese giro musical. Te cuento algunas anécdotas de cómo se grabó “Bulevar”, ya que el disco no tiene créditos y se desconocen muchos datos. Toño no sólo cantaba, como piensan algunos, sino que tocaba instrumentos como tú sabes. En ese momento se había comprado una  guitarra Fender Stratocaster, quería tocarla, y es él quien toca el arranque del tema “Día de lluvia”. En “No es extraño...”, que es el tema estrella, hay mucho trabajo, los teclados de ese tema los hice yo, yo toco teclados a una mano pero hago las armonías bien, sin problema. También se trabajó mucho el bajo, y el célebre riff central de Pepe, del que se ha dicho por ahí que no es suyo o que tuvo que grabarse muchas veces, lo cierto es que no solo es suyo sino que le salió de un tirón a primera toma. Un gran tema. Ya habíamos logrado con trabajo y ensayos duros sonar bien. Porque en el rock y en todos los otros aspectos de la vida no hay otra fórmula que trabajar las cosas, dedicarles tiempo, currarlo. ¡No hay otra!. Lo de las fiestas, las drogas, el divertirnos, es cierto, éramos jóvenes, pero también nos tomábamos muy en serio el ser músicos.

-¿Cómo era la filosofía de la banda?

-Teníamos unos lemas si quieres un poco chulos,  que se cumplían a rajatabla: como el no irnos sin cobrar, o el que si había un bolo había que hacerlo, aunque alguien tuviera problemas físicos, ya sabes. Luego, sobre el escenario, pues había diferentes actitudes. Por ejemplo a mí no me gustaba el protagonismo, aunque era alto, bien parecido, y podía parecer dandy, de ahí que Toño me decía que me quedara detrás, para no restarle nada de su tarea de “frontman”. A Pepe Risi le iba más el destacar, como yo digo le gustaban “las lucecitas de colores”. Realmente el líder de Burning en los años que yo estuve allí era claramente Toño, con el que yo me movía más. Pepe tenía un problema de encontrar su sitio, su modo de ser, y por eso va cambiando de aspecto, sale con barba y sin ella, con pelo largo y corto, quería encontrar una imagen. Toño lo tenía más claro. También el más ligón, era muy presumido, y ligaba mucho. Pepe no, el era más de novia fija, tuvo a Emma y luego a Marifé, pero no era de cambiar de novias. El padre de Emma, que antes habia sido su novia, era el dueño del Angelo, un “puticlub” de alto “standing”, que aún existe; era un tipo de cuidado, muy mafioso, y cuando vio que Pepe estaba con su hija menor de edad aún le ofreció un montón de dinero para que la dejara, pero él no quiso... Estaba enamorado de ella. Y entonces vino la movida de la denuncia, y el que Pepe estuviera detenido, hasta que se demostró que Emma no era tan inocente, pues había salido ya desnuda en Interviu y Fotogramas.

-Sí, era Emma Cruz, que hacía pinitos en esos años en algún papel de cine y como modelo. Pero volvamos a ti. ¿Tenías formación musical? ¿Cómo llegaste a ser músico?

-Claro que tenía formación. A mí me iba desde siempre la música, así que estudié toda la carrera de guitarra, pues mi padre me dijo, si no estudias una carrera universitaria, haz otro tipo de estudios, música si quieres, pero que sea completa, si te va la música haz toda la carrera de guitarra, al menos. Y estudié con un profesor de conservatorio. Mi padre era mecánico del ejército de aviación. ¡Mi mejor amigo!.

-Se cuentan anécdotas tuyas, que tenías un reloj de Balenciaga que dejabas en los hoteles en prenda…

-Si, tenía Balenciaga, jaja, pero en realidad sólo me había costado 2.000 ptas.

-Sigamos, no continuaste con tu mujer, con Mary Luz.

-No, nos separamos, y salí con una chica bilbaína, que es con la que estaba en ese tiempo del que hablamos de cuando estuve en Burning. Pero Mary Luz es la madre de mi hijo.

-En el disco “Bulevar” no hay créditos. ¿Quiénes lo grabaron?



-Todo lo hicimos nosotros. Pero para el saxofón que suena en dos temas llamados no a Iturralde como se ha dicho sino a Richard Roda.

-Todavía no estaba Mikel Slingluff.

-No, Mikel llegó después. Es un excelente saxofonista Mikel, usa la respiración circular y mantiene la nota.... Mikel iba un poco de padre “tened cuidado, no hagais esto...”, el no se drogaba, tampoco Lito ni Johnny. Mikel era muy apacible, buen chico. Yo no lo era tanto, jaja, a Mikel le pegué  una negra, le vendí su supuesta parte en Burning, le dije que yo tenía 25%  de los derechos, y Mikel se lo creyó...Yo no tenía royaltis, pero al menos sí logré registrar temas en Burning.

-El batería era Lito.

-Sí, Lito había entrado algo antes que yo, pero el puesto de batería no era muy estable, Lito se fue un tiempo, y entró Daniel Assante, los dos eran buenos baterias, Lito estaba ya distanciado y le afectaron algunas historias como el robo de un bajo, del que me echó la culpa a mí. Despareció un bajo propiedad de Lito, y él entendió que yo lo había vendido para comprar droga. Ya estaba bastante “mosqueado” y esa fue una gota que le desbordó.  Hay muchas anécdotas de esos años. Un una discoteca por ejemplo un concierto no nos pagaban, y fieles al lema nos quedamos, para cobrarnos en especie, soplando gratis copa tras copa. Al final se convencieron que era mejor pagarnos. Entonces nos pusimos tan contentos que quisimos ofrecer “bises” al público, la situación se descontroló y la gente empezó a acercarse pisando una tarima que estaba de adorno, los dueños decidieron encender todas las luces para boicotear el bis…  

-En Mallorca hubo cosas  más salvajes, ¿no?

-Sí, para ir a un concierto en Can Picafort, que era en la otra parte de la isla, utilizamos un coche que no era nuestro, y al regresar el coche se incendió… Era el concierto de Eric Burdon, al que menciona Pepe años después en “Una noche sin ti”. Fue un bolo algo triste porque tocamos los últimos, ya de amanecida, el público se fue. A partir de entonces firmamos contratos mejores exigiendo que pusieran que tocaríamos como mucho a las tres de la madrugada.


-Luego, hacia los tiempos de Atrapado en el amor, empiezan los problemas de rivalidad.



- Grabamos “Atrapado en el amor” de 1982... que es un disco más oscuro, es verdad, porque ya había problemas dentro de la banda, divisiones por el liderazgo, y la droga estaba ya afectando a las relaciones. Sí, yo creo que el liderazgo que iba asumiendo Toño, y mi cercanía a él, molestaba, no sólo a Johnny sino incluso a Risi. En el disco “Bulevar” Johnny había quedado bastante fuera porque yo como te dije hice muchos teclados, y Johnny queda fuera de créditos prácticamente.  Toño compone casi todo el disco; y cuando llega “Atrapado”, Pepe no tocaba mucho en el estudio, así que se da entrada al guitarrista Paco Palacios, que toca muchas partes con el beneplácito de Toño, lo que creó resquemor en Risi. Imagino que Johnny le dijo a Pepe que los dos estaban quedando marginados por nosotros, Toño y yo, y el protagonismo de Paco Palacios. Ahí ya empezaron malos rollos. Si comparamos uno y otro disco, en “Atrapado” trabajamos  a un  nivel  mas  musical,  eran  malos  tiempos  para  el  rock,  ya  sabes  la   movida, etc., se lo comía todo. Toño  tenia  la  vision  de  tirar  hacia  adelante.  Y entre todos sacamos el disco. Bueno,  no  quedo  tan  mal,  temas  como  “Hermano”, “Extraño en  la ciudad”, “Loco por ti, Penny”. Por cierto que se ha especulado mucho con la letra de “Hermano”, y en realidad se refiere a mí.  Pero había problemas entre nosotros, ya te digo.

-Pero por entonces, o antes, no habían existido esos problemas, tú vivías con Risi y otros en una casa de alquiler en Delicias.

-Sí, cierto. Toño se fue antes, porque se casó con Esther y se fue a vivir a una casa que pagó el padre de Esther.  Esther se había quedado  embarazada y nació Penny.

-Sí, ella nació en septiembre de 1980.

-Antes vivíamos juntos en esa casa de Delicias, y a esa casa se vino también Marifé cuando Pepe dejó de salir con Emma y se hizo novia de ella, que estudiaba veterinaria entonces. Eso fue ya en 1982, en los tiempos de Atrapado en el amor. Los domicilios no eran muy estables, antes de todo eso también Pepe había vivido en la calle Jardines, cerca de la sala Sol, le gustaba ir a esa sala y su dueño Gascón le servía champán, entraba el Pepe en plan estrella, jaja.  Marífé  entonces era una chica muy sana. Realmente yo fui quien les presenté. Yo la había conocido poco antes junto a su hermana una noche de copas en un bar; eran tres hermanas. También la conoció Toño, pero es falso eso de que fuera novia de Toño un tiempo.  Cuando Toño se separó de Esther, y ella se fue a Briviesca con Penny, Toño se echó un tiempo otra novia que curiosamente se llamaba también Esther. Pero él sabía que en la ciudad, en Bilbao, caía en los vicios, así que se marchaba muchas veces a Briviesca a hacer una vida más sana, a que le cuidara su mujer y a ver a su hijita Penny. Es curioso que en las letras de Toño está toda su filosofía, como esa tan precisa, “La vida es tan larga… como para gastar una broma…” Toño parece que no decía nada, y si analizas sus temas, tenía frases muy profundas.



-Pero antes de grabar “Atrapado en el amor”, y cuando se está acabando Bulevar en 1980, sale lo de la película “Navajeros”.



-Sí, Gay Mercader, el gran mánager de los Stones, etc., también conocía y apreciaba a los Burning, y “Navajeros” fue una peli que nos propuso, dijo “a ver si convenzo a De la Loma de que salgais vosotros”, Gay era el productor de la película. Y la hicimos. Lo malo es que  nos pagaban ¡con talones sin fondos!. Y ya sabes el lema de Burning, lo que hacemos lo cobramos. Así que un día Toño, Pepe y yo nos enfadamos con el tema, y nos plantamos en la productora para cobrar. ¡Y salimos de allí con el dinero en metálico!. Johnny no estaba ese día, así que se se quedó sin cobrar… Recuerdo a Pepe muy feliz, agitando en la mano los billetes, era un kilo.


-Vale. Se edita al fin “Atrapado en el amor”, que tardó mucho en terminarse, seguís tocando, como esos temas nuevos “Nací perdedor” o “Estrella de la radio” que iban a salir en un nuevo disco en 1984, pero a fines de 1983, abruptamente,  tras una tensa reunión en la cervecería Santa Bárbara entre Risi, Toño y Johnny, Toño y tú dejais la banda, Lito ya no está, y sólo se quedan Johnny y Risi con el nombre Burning, que Johnny había registrado a su favor en ese momento.

-Para terminar con el disco, yo tuve mucha participación en él, y tengo créditos, les convencí, lo que era dificilísimo en Burning, eran muy cerrados en eso, por mucho que colaboraras en los temas. Respecto a la ruptura, yo no estuve en la cervecería, pero tal como me explicó Toño después, la idea no era en absoluto dejar Burning, ni algo definitivo, sino tomarnos todos un tiempo sabático,  hacer cosas en solitario, la marcha era algo temporal, Toño y yo probaríamos a hacer cosas en Bilbao, y Pepe, que no quería ir a Bilbao, las haría con Johnny en Madrid, sin usar ninguno el nombre del grupo, hasta que un tiempo después nos reuniéramos como Burning otra vez. El retorno se frustró porque Johnny registró el nombre a espaldas de Toño. Toño se enteró estando en Bilbao, fue a Madrid a hablar con Johnny y hubo una escena muy fuerte. Ahí se acabó la relación con él, y también hubo mal rollo durante un tiempo entre Toño y Pepe Risi, total que ya nunca volvimos a Burning. El último concierto juntos fue en la sala Bolos de Bilbao, precisamente, a fines de 1983, poco antes de lo de la cervecería. Jamás quisimos dejar Burning, insisto. Eramos yonquis, ¿cómo un yonqui va a dejar la fuente de dinero que tiene? Además, si te fijas en el concierto en Rockola de 1983, presentamos ahí dos temas inéditos, estábamos en buen momento creativo, ¿qué grupo presenta dos novedades antes de meterse en el estudio de grabación? Y Toño y Pepe tenían muchos temas para el siguiente LP. En fin, pasó lo que pasó. Años después me encontré alguna vez con Risi y me dijo que se sentía culpable de todo lo que había pasado con Toño, que tenía que haberle apoyado.

-Pero es curioso que con tu protagonismo en “Atrapado en el amor”, firmando incluso créditos, no salgas en la foto de portada.

-No salgo yo, y sí Mikel, por ejemplo, pero fue casualidad, ese día de la sesión no estaba en el estudio.

-¿Qué haces cuando dejas Burning?

-Vino esa etapa en Bilbao, donde Toño vivía en mi casa conmigo y con mi nueva novia, y grabamos una maqueta en Pan Pot, una discográfica bilbaína, era un disco potente, se corrió la voz en Bilbao de que estábamos grabando y muchos grupos vinieron a los mismos estudios, se pusieron de moda. Pero las compañías ya habían girado el estilo y no interesábamos, ofrecimos la maqueta a varias discográficas poro ni Dro ni ninguna otra quisieron editar el disco. Toño se marcha entonces a Briviesca a vivir e intentar dejar la droga con la ayuda de Esther, y yo me fui a Vitoria, y de allí a Francia, a intentar seguir como músico. Estuve muchos años fuera trabajando. No sabía nada de nadie. Fíjate que cuando volví a España no sabía que Toño había muerto muchos años atrás, en 1991. Ni me enteré de esa tristísima noticia. En esos años ochenta los dos estuvimos muy enganchados a la heroína, yo finalmente logré dejarlo, y ahora llevo una vida muy tranquila en el pueblo, sigo componiendo mis temas, tocando. Incluso versiones de Burning.



            -Llegó a rumorearse que habías muerto, eso se comentó en foros de revistas de rock and roll.

            -Yo no sé si eso fue malintencionado por algunos. Y por eso me puse lo de “Manolonomehemuerto”  como apodo en internet. Pero ya ves que estoy muy vivo. Fueron tiempos excelentes, tocando con la banda en esos años, ahí están los discos y los videos como documentos de una época mágica.

            Ricardo Moyano, 2015.


jueves, 22 de octubre de 2015

Diario del Solitario 3

Diario del solitario 3. Puentepalo.



El solitario me cuenta que inició sus primeros balbuceos literarios en la escuela. Se iba el cura de religión y entraba, muy distinto, el joven profesor de literatura: les motivaba a crear, a sentir, a aprender de otros sin copiarles. Había brillo en su mirada. De vez en cuando hacían redacciones. Una vez hubo un concurso intercolegial que financiaba la Coca Cola, y se seleccionaba una sola redacción por clase: la mejor. El solitario compuso para ella, una mañana de lluvia, un texto melancólico sobre el inminente derribo del palacete y el Puente de piedra o "Puentepalo" que unía saltando entre las  aguas del barranco del Guiniguada los barrios de Vegueta y de Triana. Un puente del s. XIX, tradicional y hermoso, aunque en realidad de palo, o de madera, sólo tenía el recuerdo de sus viejos pilastres, y tampoco a esas alturas el barranco bajaba crecido, ya. No importa: los niños que escriben hacen de un poco mucho, y el solitario le echó esa mañana fantasía y nostalgia.



Unos días después el profesor llegó al aula con gesto grave. Traía dos redacciones en las manos. Y habló delante de todos, con energía y determinación.

-He de decir que el  director ha impuesto la selección de una mediocre redacción de un chico de esta clase, cuyo padre es su amigo, y al parecer contribuyente de este colegio. Mi voto ha sido en contra, ya que la redacción del solitario sobre el Puentepalo es muy superior, infinitamente superior. Y como mi voto ha sido ese, es esa la que voy a leer en público para todos ustedes.

El solitario enrojeció de humillación, no tanto por el hecho de que se leyera su modesto escritillo a viva voz, que también, sino sobre todo porque el otro niño estaba sentado allí cerca, y el pobre no tenía culpa de los manejos de su padre y del cura.

Cuando acabó la clase el profesor y el solitario no hablaron. Nunca lo hacían. Pero el solitario meneó la cabeza, pesaroso, y el profesor alzó las cejas, justificándose. También el profesor era un solitario, que se jugaba con ese arranque su puesto de trabajo. No hablaron. Pero al devolver la redacción a su autor, el profesor le puso en el margen solo dos palabras, entre exclamaciones: "¡Excelente! ¡Adelante".




Dos palabras que sostienen la vocación de una vida.



El solitario quiere creer -pero no lo sabe-, que el viejo profesor aún vive, que aún le visitan  alumnos, que es razonablemente feliz -porque sólo se puede ser absolutamente feliz en la sinrazón de un instante-. Que recrea en su ático de leyenda donde anidan palomas y cigueñas y se apilan libros sepias de sapiencia arcana, sus propios textos sobre puentes derribados, sueños cancelados, bares de tertulia..., y barrancos por donde, ¡eureka!, ha vuelto a correr de nuevo el agua de lluvia que de las cumbres baja brotando; cantarina, indómita y eterna.

domingo, 30 de agosto de 2015

Diario del solitario 2. Fran de Palma, pianista en el otro lado de la luna

               DIARIO DEL SOLITARIO (2). FRAN DE PALMA. PIANISTA.

               Una de las ventajas de las ediciones impresas de los periódicos, además de la de acompañar con más gracia al café, es que pueden leerse del revés. Yo suelo hacerlo así. Delante suele haber desgracias o política. En el final, al menos dan resultados de fútbol, premios de lotería, y hay  vida.  El otro día Canarias 7 se ocupaba con acierto de un pianista de la calle, Fran de Palma, que en los setenta y después tocó jazz y rock con los mejores, en Montreux con Sonny Fortune, en América con Santana... Hoy sobrevive llevando música en un punto siempre incierto entre Triana y los Arenales.

                Yo le conocí en el extinto Charleston, bar nocturno donde su piano era la piedra filosofal. El pub, decorado con carteles de la época dorada de Hollywood, tenía más nombre que clientes, y alguna vez, como en Casablanca, Fran era el Sam que tocaba sólo para mí. Pero incluso podía hacerlo para sí mismo, porque a De Palma le gusta tocar -es lo que sabe hacer-. No cualquier cosa, ni a cualquier precio: "Gánate la vida con la salsa y la rumba, Fran", le sugería yo. "No, no, eso nunca". Y el venezolano se arrancaba con un joropo, o un bolero, o un vals peruano en jazz... "Sabes -me decía-, lo único malo de los responsables de esta sala es que la única música que realmente les gusta que suene es la de la caja registradora". Tampoco ellos podían hacer más: no entraba nadie. A veces sólo estaba para aplaudir la novia del cantante.

                El Charleston tenía un gato cordial, siempre atento. Fran, también él joven gato nocturno de indefinida edad, parece escapado de una página de Cortázar, como el Johnny de "El perseguidor". Hoy, cerrado el club, Fran no tiene quien le escriba... Solitario y solidario, siempre dispuesto a la charla, a recrear el ayer e inventar el mañana, Fran ha sido también gurú, actor, dibujante. Te lo encuentras, aún sobreviviendo en los bares del arenal, buscando un bolo donde llevar su piano. Toca donde le dejan, y por lo que le dejan.

                La ciudad madrastra cobija y maltrata a los descarriados hijos de la noche, ocupada en ídolos de barro. Igual que hay farmacias, y abogados, y médicos, yo pondría en las calles poetas de guardia, y pianistas y cantores en turno de oficio. Y a ver qué pasa. La música en directo agoniza y muere mientras todos hacemos el Tancredo. Pero si Fran se va con la música a otra parte, no es él quien perderá. Seremos todos y cada uno de nosotros quienes partamos al exilio, dejando atrás la ciudad soñada.
                 

                Ricardo Moyano, 2015

jueves, 2 de julio de 2015

Escritos sobre ajedrez-4-. Cartelería histórica grancanaria (I)

Cartelería histórica grancanaria (I)


Doy comienzo también a la publicación de algunos carteles emblemáticos del ajedrez histórico grancanario. Van dos,  el del cuadernillo del campeonato de España de 1964 celebrado en Las Palmas, y el del match de candidatos de 1971 entre Larsen y Uhlmann, que concluyó con la victoria de Larsen, aunque finalmente fue Bobby Fischer quien se proclamó campeón del mundo en 1972.




miércoles, 1 de julio de 2015

Escritos sobre ajedrez 3 fotos antiguas 1

Escritos de ajedrez 3. Fotos antiguas del ajedrez grancanrio 1

Está por realizar la memoria de partidas y fotografías del ajedrez grancanario en épocas pretéritas. Inicio esta contribución con fotografías cedidas por Pierre Dumesnil, gran mecenas del ajedrez en los años 50 y 60, jugador, organizador, seleccionador... y por encima de todo gran amigo y perfecto caballero.

Fernando Sagaseta en accion

En el Círculo de Amistad Tenerife 1963

Pierre y Juan Marrero Portugués

Pierre con Bent Larsen Sarrautte y Andrés Armas

En el Tinell Barcelona, campeonato por equipos años 60

viernes, 1 de mayo de 2015

Escritos sobre ajedrez 2, Unumuno contra el ajedrez Una revision

¿Unamuno “contra” el ajedrez?: una revisión.


¿Unamuno “contra” el ajedrez?: una revisión.

I
Muchas veces conocemos las opiniones de otros por referencias. Eso sucede a menudo con los escritores, filósofos, novelistas, etc., a los que hemos leído poco o nada, pero de los que se comentan citas como lugares comunes erróneos o descontextualizados. Cuando nos acercamos a las propias fuentes originales a veces nos llevamos sorpresas. Es lo que sucede por ejemplo con el supuesto anatema de Miguel de Unamuno contra el ajedrez, que es sólo una verdad a medias transmitida de boca a boca. Del rector salmantino se citan apenas dos frases contundentes sobre nuestro juego, aparentemente demoledoras: "El ajedrez es demasiado para juego, demasiado poco para ocupación intelectual", y "El ajedrez procura una suerte de inteligencia que sirve únicamente para jugar al ajedrez." También se le ha acusado de criticar la conveniencia de introducir el juego en las aulas como asignatura, en una agria polémica desatada en Buenos Aires a raíz de la publicación de sus escritos. O de poner en cuestión las virtudes socializadoras del juego.
De todo lo cual se deduce sin más que el intelectual salmantino sentía desprecio hacia el ajedrez. Sin embargo, la verdadera consideración de Unamuno hacia el ajedrez era mucho más compleja, e incluso contradictoria, como tantos otros aspectos de su filosofía, que es sustancialmente paradojal. De hecho, y seguro que este dato sorprende, ¡Don Miguel era ajedrecista, lo fue siempre!. ¡Igual que lo fueron sus hijos!.

Pero veamos por separado, al hilo de su obra, la verdad de esas supuestas críticas al ajedrez. Concluiremos que algunas se han exagerado notablemente. Y otras, siendo ciertas, obedecen a reflexiones apresuradas o experiencias circunstanciales de Don Miguel a las que no hay que dar el valor con el que han pasado a la historia del ajedrez. Como corolario, concluiremos que, a pesar de que ciertamente el famoso catedrático expresó juicios erróneos y rebatibles sobre el ajedrez, en realidad no estaba contra el ajedrecismo, como él decía con precisión, sino contra cierto modo abusivo de practicarlo, modo en el que él mismo había caído en su juventud.

Adelantemos que gran parte de lo que se comenta sobre el pensamiento de Unamuno respecto al ajedrez procede del único escrito específico que dedicó al juego, los artículos “Sobre el ajedrez” (1910) que fueron transcritos a la miscelánea “Contra esto y aquello” (1916) lo que ha hecho pasar como sesudo ensayo lo que en realidad no era sino un artículo circunstancial publicado en la prensa de Buenos Aires en el marco de una disputa sobre la introducción del ajedrez en las aulas a propuesta de un club de la ciudad. Artículo pues, y no ensayo, que además sólo responde a reflexiones del escritor en ese momento puntual.


II
Vamos a analizar algo las supuestas catilinarias de Unamuno contra el ajedrez para situarlas en sus justos términos:

1)”El ajedrez es demasiado para juego, poco para ocupación científica…”.- En realidad esta frase no sólo no es de Unamuno, sino que él mismo la cita en su artículo “Sobre el ajedrez” (1910) como un refrán común. La frase parece que fue expresada primeramente por el filósofo francés Montaigne, y luego tomada por el filósofo Leibnitz. Lo que venía a criticar Unamuno al recordar esa sentencia no es que se juegue al ajedrez, sino su abuso: él mismo había jugado en sus años de juventud universitaria a diario “hasta viciarse”, de modo que los domingos estaba hasta diez horas seguidas jugando, hasta que logró con fuerza de voluntad controlarse. En ese artículo no recomienda dejar de jugar, sino hacerlo con mesura. En el artículo señala que ya sólo juega dos o tres partidas al mes… Pero en 1916, al relatar su estancia en casa de un amigo en Mallorca, admite que “ha vuelto a practicar el juego de ajedrez, que había dejado…” Evidentemente, lo único que dijo Unamuno es que se tuviera cuidado con el juego, porque abusando de él se puede descuidar el estudio y favorecer la holgazanería. Nada con lo que no estemos todos de acuerdo.

2) Inteligencia y ajedrez: En ese mismo artículo ya citado, “Sobre el ajedrez”, Unamuno no afirma que los ajedrecistas no sean inteligentes, sino que ha conocido algunos que no lo son, por lo que jugar al ajedrez no es una evidencia de que desarrolle virtudes intelectuales. En este caso la opinión de Unamuno no está negando que el ajedrez fomente la inteligencia, sino que no tiene pruebas estadísticas de ello. Evidentemente, habría que definir primero qué entendemos por inteligencia. Pero, volviendo a la estadística, todos conocemos casos de jugadores como Fischer que teniendo un cociente intelectual como el de Einstein sólo aplicaron su inteligencia al propio ajedrez, haciendo verdad la frase de Unamuno. Pero podemos decir que en general la práctica del ajedrez sí está ligada al desarrollo de potencialidades del alma, como la inteligencia y la voluntad. Unamuno se limitó a expresar hace más de un siglo un reparo necesitado de mayores estudios, como los que actualmente se desarrollan; no formuló ningún dogma contra la relación entre inteligencia y ajedrez.

3) El ajedrez en las escuelas: Es un tema de debate que lleva más de un siglo… En aquel momento la cuestión estaba empezando a plantearse. Unamuno no se pronunció en contra. Hizo una mera reflexión inicial en el artículo ya citado, en la que admite que ha de profundizar. Simplemente está glosando en un periódico la petición de un club argentino a un colegio de Buenos Aires, y a la vez que alaba la iniciativa como vanguardista manifiesta ciertas dudas sobre los beneficios del ajedrez en la educación de los niños. Un debate que causó polémica, y en el que Unamuno se limitó a tomar una posición circunstancial en aquel momento, que sin duda hubiera podido cambiar y de hecho es muy posible que cambiaria en las siguientes décadas, aunque no volviera a escribir sobre el asunto, ya que al final de su vida se identificaba con la nuevas tendencias pedagógicas de la II República (un Ayuntamiento valenciano solicitó en 1931, de hecho, que el ajedrez fuera declarado asignatura obligatoria).

4) Ajedrez y socialidad: Aunque quizá es lo que ha pasado más desapercibido del artículo de Unamuno, es lo que más me llama la atención. Aunque aparentemente es una crítica al ajedrez –parcialmente infundada-, Unamuno extrae consecuencias fértiles y no todas negativas, ya que la falta de socialidad del ajedrez, la posibilidad de que los jugadores jueguen sin apenas conocerse, lo utiliza como eje de su filosofía, de su inquietante disociación entre lo que somos y lo que creemos que somos; y entre como son los demás y como creemos que son.

Pero decíamos que la crítica de Unamuno es parcialmente infundada, además. Había observado en la práctica del ajedrez en los casinos, tomando su propia experiencia, jugando contra un anciano en sus partidas de juventud, que no conocían absolutamente nada el uno del otro. Ese anciano le sirvió como modelo para su novela corta de su etapa final como escritor, “La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez” (1930). Pero nuevamente hemos de poner en cuestión estas afirmaciones: Es cierto que de por sí el ajedrez no socializa, y que un jugador puede ignorarlo todo de su rival y no cruzar palabra alguna con él incluso. Frente a este modelo, Unamumo prefería las tertulias en que se habla de todo con altura y se entabla una verdadera socialidad que sirva para aprender sobre literatura, ciencia, o filosofía… Pero, al margen de que no siempre tales tertulias tienen esa utilidad, más bien diríamos que casi nunca, también el juego de ajedrez puede servir para abrir el camino a la relación social: el ajedrecista puede optar por vivir en su burbuja y acudir al club a jugar su partida oficial y marcharse sin más; pero también puede utilizar el juego para hacer grandes amigos, o incluso pareja… Por otra parte, Unamuno posteriormente se contradijo: En la propia novela “Nada menos que todo un hombre” el apuesto Alejandro utiliza el ajedrez para acercarse a la bella Julia: Iba a su casa “a hacerle la partida de ajedrez”, para conquistarla…

Por otro lado, no le duelen prendas a D. Miguel para reconocer valores del ajedrez, el ajedrez como lucha, como marco de la toma de decisiones, como laboratorio de la psicología social, etc. Incluso su actitud de recelo ante las actividades lúdicas se relativiza en los últimos años de su vida. Y así, si en obras como "Del sentimiento trágico de la vida" las incluye dentro de los aspectos ociosos y reprochables del ser humano (en el "sentimiento cómico de la vida") en otras obras tardías como "San Manuel Bueno, mártir" defiende la conquista de la felicidad frente a la agonía atormentada de sus obras clásicas.




3
Pero vayamos para terminar, un poco más al fondo del análisis de las obras de Unamuno:

1)Todos los prejuicios y opiniones apresuradas y reduccionistas de la postura de Unamuno derivan como hemos dicho del artículo “Sobre el ajedrez”, compilado en el libro “Contra esto y aquello”, que en realidad no es tal sino un artículo publicado por entregas en la prensa argentina en 1910, prosa periodística cuyo único sentido era entrar en la polémica creada en Buenos Aires por la petición del presidente de un club de ajedrez de que se impartiera el juego en las aulas, habiendo dirigido carta al Rector de la universidad. D. Miguel alaba la petición en lo que tiene de ruptura con el conservadurismo, pero muestra sus reparos a la iniciativa, aunque “promete estudiarla”. El filósofo salmantino advierte que no está escribiendo un tratado sobre la materia. Es cierto en fin que en ese artículo D. Miguel “niega la mayor”, es decir, no aconseja –reservándose una mejor reflexión- la introducción del ajedrez en las escuelas, por ahora; lo ve un simple juego que fomenta incluso el amor propio y puede llegar a la riña entre jugadores… y que igualmente desaconseja la práctica desaforada del ajedrez. Pero en absoluto se enfrenta al juego que él mismo seguía practicando…

Pero volvamos al artículo "Sobre el ajedrez". Fue publicado en el diario La Nación de Buenos Aires (Argentina) en 1910, y luego compilado en el libro "Contra esto y aquello". Es un mero conjunto de artículos escritos con motivo de una carta del presidente de un club argentino al rector de una Universidad solicitando incorporar el ajedrez a las escuelas.

En este artículo recuerda D. Miguel su antiguo "vicio" por el ajedrez, al que califica de "mansa e inofensiva locura", y reconoce que todavía sigue jugando de vez en cuando. "Yo, en mis mocedades, había caído bajo la seducción de la mansa é inofensiva locura del ajedrecismo y cómo, durante mis años de carrera, en Madrid, hubo domingo en que invertí lo menos diez horas en jugar al ajedrez. Este juego, en efecto, llegó á constituir para mí un vicio, un verdadero vicio. Pero como soy, gracias á Dios, hombre de recia voluntad, conseguí dominarlo. Y hoy no lo juego sino de higos á brevas, ó sea de año á San Juan, y las pocas, poquísimas veces en que lo juego, no paso de un par de partidas, ó á lo sumo tres. Se me pasan meses sin tomar un alfil á a mano. Y es que tengo siempre presente aquel aforismo de que el ajedrez para juego es demasiado y para estudio demasiado poco . Y eso que llegué á jugarlo bastante bien."


Unamuno, por lo demás, simplemente entraba en el debate sobre la introducción del ajedrez en las aulas argentinas, mostrando los reparos en una polémica típicamente periodística. Y por cierto que lo logró. El artículo por cierto causó gran debate en Argentina, que no en España, donde en 1910 se jugaba muy poco al ajedrez, y los mejores jugadores, los hermanos Golmayo, habían llegado a Madrid años atrás desde Cuba. Aunque también es cierto que el ambiente ajedrístico empezaba entonces a despegar, y solo un año después se juega el gran torneo de San Sebastián, y dos despuñes, en 1912, Manuel Golmayo se proclama oficialmente campeón de España (tras el confuso precedente de 1902 cuando jugó y ganó con ocasión de la coronación de Alfonso XIII, con el que le unía gran amistad).

En Argentina, el presidente del club lee en el seno del propio club en públco los artículos de Unamuno y los rebate, defendiendo las virtudes del ajedrez como propio de personas educadas y formadas, y no pendencieras y ociosas. Para decirlo con palabras de D. Juan S. Morgado (ponencia en es.chessbase.com): " El artículo de Miguel de Unamuno a La Nación indicaba ¨Salamanca, junio de 1910¨, y fue publicado en el diario durante la primera semana de ese mes. El 10 de junio, durante la asamblea del Club Argentino, su presidente, doctor Antonio Montenegro, leyó un fuerte discurso a favor del ajedrez y repudiando los conceptos de Unamuno." (es.chessbase.com).
Con más detalle, nos sigue contando Juan S. Morgado: "Durante los años 1917 a 1929, el ajedrez en Argentina se encontraba en un desarrollo muy preliminar, pero a la vez muy dinámico. El primer club estable –Club Argentino– se había fundado en 1905, bajo el mecenazgo del masón don José Pérez Mendoza (1855-1937), que a los cuarenta años decidió dejar sus actividades laborales como martillero, las cuales le habían permitido convertirse en millonario, para dedicarse a la filantropía. Y es aquí donde el ajedrez recibe sus copiosas donaciones, mediante el aporte dinero y contactos políticos para la nueva institución, e introduciendo el ajedrez en las cárceles, en las instituciones para ciegos, en las escuelas y universidades, y en el sistema penitenciario. Hasta ese entonces, el ajedrez era mal visto por amplios sectores de la sociedad, que lo consideraban poco menos que un pasatiempo para vagos. La figura central de esta concepción era don Miguel de Unamuno, que había publicado en El Hogar un tremendo artículo contra el ajedrez. El Club Argentino logró amalgamar su afectis societatis, precisamente, para demostrar que el ajedrez era un juego donde se practicaban las buenas costumbres, la caballerosidad, y se combatían la inmoralidad y el juego por dinero. Esa institución tenía un carácter aristocrático, y aunque fue incrementando notablemente su cantidad de socios, no podían acceder a él los sectores más populares, por razones principalmente económicas."

El carácter episódico del texto unamuniano ha sido reflejado también en blog (http://memoriasdeorfeo.blogspot.com.es/) por Juan Vellino, con algunas interesantes consideraciones sobre ajedrez y escuela, no menos polémicas: 
"Me gustaba el Ajedrez, y no creía en lo que Miguel de Unamuno opinaba sobre éste en Contra esto y aquello. Pero conviene detenernos un tanto en el porqué Unamuno escribió contra el Ajedrez: Comentaba una carta que el presidente del Club Argentino de Ajedrez le remitía al Rector de un colegio para incorporar la enseñanza y la práctica del Ajedrez a los planes de estudio. El artículo tiene algo menos de un siglo, pero la aspiración de integrar el Ajedrez en la Currícula escolar es vieja y siempre pondera las muchas ventajas que la práctica del Ajedrez poseería para la formación de los jóvenes, ya vimos lo vacío de estas afirmaciones. Lo real de esta solicitud, como otras análogas, está no en hacer de nuestros muchachos eximios practicantes del juego-ciencia, cuanto dar trabajo a los profesores de Ajedrez más o menos vinculados a la argolla de turno. Claro que la plata está más en el Fútbol, y a no ser que seas Atahualpa y te aprendas el juego de memoria, el Deporte Ciencia en el Perú dependerá no del inexistente interés estatal y/o privado, sino del esfuerzo de las familias de los jóvenes ajedrecistas. ¿Qué queda del Ajedrez tras todo esto? Pues lo que siempre ha habido: Un hermoso juego, en cuya práctica se puede encontrar alegría, que suele permitir el despliegue de la concentración, el cálculo y el análisis; además de enseñarte el valor del respeto a las reglas de juego."

2)En sus obras restantes Unamuno deja claro que el ajedrez le interesaba, y lo utiliza con profusión a veces como metáfora de la vida, como juego pedagógico –frente a lo que había manifestado en esos artículos-, como trasunto del juego de espejos cervantino. Veamos las dos más relevantes:

A)”La novela de Don Sandalio, jugador de ajedrez” (1930), novela corta que forma conjunto con otras como San Manuel Bueno Martir, dedicadas todas ellas a recrear la teoría de Unamuno sobre la distinción entre realidad y ficción. Ya me he referido antes a esta obra. En ella refleja conceptos filosóficos claves: la distinción entre el yo que somos, el que los otros creen que somos, el yo del otro que creemos que es, y el que queremos que sea, que es el más relevante, porque es el que genera la conducta. Sandalio y Felipe, quien narra los encuentros en un conjunto de cartas, nada sabían el uno del otro, y se formaban una imagen irreal o supuesta, que era la que querían tener, en un juego de espejos propio del pensamiento unamuniano. Así, el ajedrez no es visto negativamente, sino como expresión general de la realidad del ser humano y de las relaciones sociales, y de la creación de los entes de ficción por medio de la voluntad humana.

Toma Unamuno como modelo a un anciano que conoció cuando era ese joven jugador de ajedrez viciado de sus años de estudiante. Jugaba con él dos o tres horas al día, pero nada sabía de él, como Felipe nada sabe de Don Sandalio, se lo imagina, se crea una imagen no real de él. Unamuno utiliza el ajedrez y sus recuerdos juveniles para exponer la fortaleza de lo soñado, de lo creído y querido: Felipe no quiere saber nada de cómo era don Sandalio en realidad, quiere al jugador que se ha creado en su mente, que es tan cierto o más que el real.


B)”Niebla”: En esta novela o nivola como él las llamaba, de 1907, aunque publicada más tarde, nuevamente se reflexiona sobre la distinción entre el ser real y el de ficción, entre juego y vida, etc. Unamuno rechazaba el mero juego, pero a la vez en su filosofía estas realidades paralelas tenían tanta presencia como lo aparentemente real. Este fragmento del capítulo tercero nos da cuenta de la importancia que concedía al ajedrez como representación de la vida, de la preparación para ella en cuanto a la irreversibilidad de los actos (regla pieza tocada pieza jugada), de la dificultad de tomar decisiones entre varias opciones (¿qué jugada hacer?) etc..:

"Augusto avanzó dos casillas el peón del rey, y en vez de tararear como otras veces trozos de opera, se quedó diciéndose: ¡Eugenia, Eugenia, Eugenia, mi Eugenia, finalidad de mi vida, dulce resplandor de estrellas mellizas en la niebla, lucharemos! Aquí sí que hay lógica, en esto del ajedrez y, sin embargo, ¡qué nebuloso, qué fortuito después de todo! ¿No será la lógica también algo fortuito, algo azaroso? Y esa aparición de mi Eugenia, ¿no será algo lógico? ¿No obedecerá a un ajedrez divino?
- Pero, hombre -le interrumpió Víctor-, ¿no quedamos en que no sirve volver atrás la jugada? ¡Pieza tocada, pieza jugada!
- En eso quedamos, sí.
- Pues si haces eso te como gratis ese alfil.
- Es verdad, es verdad; me había distraído.
- Pues no distraerse; que el que juega no asa castañas. Y ya lo sabes; pieza tocada, pieza jugada.
- ¡Vamos, sí, lo irreparable!
- Así debe ser. Y en ello consiste lo educativo de este juego.
¿Y por qué no ha de distraerse uno en el juego? -se decía Augusto-. ¿Es o no es un juego la vida? ¿Y por qué no ha de servir volver atrás las jugadas? ¡Esto es la lógica! Acaso esté ya la carta en manos de Eugenia. Alea ¡acta est! A lo hecho, pecho. ¿Y mañana? ¡Mañana es de Dios! ¿Y ayer, de quién es? ¿De quién es ayer? ¡Oh, ayer, tesoro de los fuertes! ¡Santo ayer, sustancia de la niebla cotidiana!
- ¡Jaque! -volvió a interrumpirle Victor.
- Es verdad, es verdad ... veamos ... Pero ¿cómo he dejado que las cosas lleguen a este punto?
- Oistrayéndote, hombre, como de costumbre. Si no fueses tan distraído serías uno de nuestros primeros jugadores.
- Pero, dime, Victor, ¿la vida es juego o es distracción?
- Es que el juego no es sino distracción.
- Entonces, ¿qué más da distraerse de un modo o de otro?
- Hombre, de jugar, jugar bien.
- ¿Y por qué no jugar mal? ¿Y qué es jugar bien y qué jugar mal? ¿Por qué no hemos de mover estas piezas de otro modo que como las movemos?
- Esto es la tesis, Augusto amigo, según tú, filósofo conspicuo, me has enseñado.
(…)
- …. Y ahora ... ¡jaque otra vez!
- Pero ...
- ¡Jaque he dicho!
- Bueno ...
Y Augusto cubrió el rey con un caballo. Y acabó perdiendo el juego."
**************


**************
4
Los hijos de Unamuno.-
No es solo Don Miguel de Unamuno quien jugó toda su vida al ajedrez. También lo hicieron y de forma constante varios de sus hijos. Uno de ellos, José De Unamuno, era uno de los jugadores más fuertes de Las Palmas en los años 30, jugando torneos en el Gabinete Literario y enfrentándose al legendario Germán Pírez en un match en que fue batido por Germán por 5-1.

Por cierto que José Unamuno practicaba la que denominaba “apertura alcohólica”, que consistía en hacer las cuatro jugadas… 1)Cf3. 2)Cc3. 3)Cg1. 4)Cb1. Eso, ante cualesquiera jugadas del rival. El objetivo era despistar al contrario (datos tomados de la obra de Juan Joé Sosa, “Germán Pírez, ajedrez y política”).
No sabemos lo que pensaría Unamuno de este rasgo de humor de su hijo, tan raro en su obra. Sin duda no lo aprobaría, porque como decía en Niebla, “si juegas, hazlo bien”. Pero, si bien se mira, su hijo le enfrentaba a un nuevo juego de espejos, las piezas van y vienen sin saber si las jugadas realizadas son realidad o ficción, y nos da igual el jugador que tenemos enfrente, nada queremos saber ni siquiera de lo que va a jugar. ¿No es esa la esencia de Niebla y San Sulpicio, de la filosofía total del pensador?

Y aún tras su muerte en 1936, otro de sus hijos fue mencionado en una tragicómica partida simultánea que jugó con Alexander Alekhine, campeón del mundo, en 1943. Una partida que también ciertamente se debe bautizar como “partida alcohólica”, en este caso por el estado lamentable en que jugaba el campeón, ya muy en esa fase de la agonía nada unamuniana –o sí- con que tituló Pablo Morán en su libro los últimos años de la vida del inigualable jugador: “La agonía de un genio”. Ante la sorpresa de todos, el campeón ruso, tras haber enrocado con el rey y la torre por el flanco de rey, ¡enrocó por segunda vez con la dama y la torre de dama!. Deshecho el error tras el pequeño escándalo provocado, la partida siguió y el hijo de Unamuno se alzó con justicia con la victoria. Sin duda el gran don Miguel, de haber vivido, nos habría deleitado con algunas sagaces reflexiones filosóficas sobre el alcance del error de Alekhine. La reina que se sueña rey, un nuevo juego de espejos…
Ricardo Moyano Garcia abril 2015

jueves, 2 de abril de 2015

Escritos de ajedrez 1. Simultáneas de Alekhine en Canarias 1945

Escritos sobre ajedrez.


1. Las simultáneas de Alekhine en Canarias en octubre y noviembre de 1945.-





No era muy frecuente en las décadas añejas de los 20 a 50 que los grandes campeones del ajedrez se acercaran a España, quitando algunos puntuales torneos relevantes como el de San Sebastián de 1911, el de la Expo de Barcelona, etc. Pero lo que era insólito es que llegaran a Canarias. Los desplazamientos suponían largos viajes marítimos de varios días, y por aquí solo desfilaban figuras relativamente menores como el campeón francés Grummel, que dio simultáneas en Tenerife y Las Palmas en 1936, poco antes que de que empezara la guerra civil. Luego se marchó a la Argentina, antes de acabar en un psiquiátrico en Francia... Por eso, la llegada del campeón del mundo el ruso Alekhine a fines de 1945, ya en los últimos meses de su vida, fue todo un acontecimiento, para el cual las ciudades se vistieron con sus mejores galas. Alekhine, viejo, cansado, alcoholizado, huía del acoso aliado, que le había atacado por su aproximación al régimen de Hitler, en realidad bastante discutible, si bien es cierto que el gran Alekhine, bastante acomodaticio en materia política, en los últimos años había firmado o al menos consentido que se firmaran en su nombre artículos contra los ajedrecistas semitas. En 1943 no había encontrado mejor opción que refugiarse en España, país neutral. Esta vez no tuvo los problemas de 1922, cuando se le retuvo tres días en la frontera bajo sospecha de bolvechismo. Estaba claro, y le avalaban amigos como el ajedrecista Medina, que Alekhine sólo quería a estas alturas un país en que vivir y jugar al ajedrez. Alekhine llegaba solo -su última esposa estaba retenida en el extranjero-, y falto totalmente de dinero. Años atrás había fracasado su intento de poner su título en juego con su antiguo rival cubano Capablanca, fallecido ya en 1942 -lo que hacía ya definitivamente inviable el salvoconducto para América que había pretendido-, y tampoco era fácil conseguir un match con el nuevo jugador emergente, el soviético Botvinnik, ya que si Alexander Alekhine estaba en horas bajas con los angloamericanos, peor aún lo estaba con las nuevas autoridades comunistas de la U.R.S.S.



El refugio en España, como sería luego en Portugal, país también neutral, era pues la mejor opción. Los amigos y admiradores españoles le buscaban pequeños torneos en cualquier parte, incluso en Melilla, cursos de ajedrez a Pomar, o simultáneas, sobre todo muchas simultáneas a 30 tableros que el viejo campeón solventaba con buenos resultados, porque aunque lejos de su mejor forma, era claramente superior a los aficionados a los que se enfrentaba. Alekhine ciertamente no sesteó en España. Recorría toda la península y captaba con su gran talento todas las características de cada región. Tenía claro que el mejor ajedrez se practicaba en Cataluña, y dejando aparte su agradecimiento por su apoyo, mencionó a Antonio Medina como el mejor jugador español, el que tenía una mayor comprensión del juego (le había ganado en el torneo de Gijón en excelente partida). Antes, al principio, había considerado que el mejor español era Ramón Rey Ardid pero el despegue de Medina le hizo cambiar de opinión. En cuanto a Pomar, el balear era por entonces un niño prodigio aupado por el régimen de Franco, y Alekhine se reservaba su opinión sobre la evolución futura del jovencísimo jugador.



Si bien ya en 1944 hubo un intento de traer en barco a Alekhine a Tenerife para que impartiera sus clásicas sesiones de simultáneas que tanto atractivo tenían para la afición, hasta 1945 no se concreta el proyecto. Y decimos Tenerife, porque aunque ya en 1942 se había creado la Federación Provincial de Las Palmas con el teniente coronel Rua Figueroa a la cabeza, en esos años cuarenta el ajedrez de la isla occidental está más desarrollado que el de Las Palmas. O al menos estaba más estructurado a nivel federativo, tenía más apoyo, como decía Germán Pírez. Aun no se organizaban los típicos match de selección entre las dos islas, así que es difícil medir con claridad el nivel de juego en una y otra isla. Lo cierto, y lo que interesa aquí, es que a finales de octubre de 1945 las gestiones tinerfeñas dan resultado y con apoyo institucional para cubrir todos los gastos de traslado, alojamiento y los honorarios del campeón, Alekhine arriba a Tenerife para comenzar a lo largo de varias semanas una serie de sesiones de simultáneas contratadas, cuatro en principio, a treinta tableros. Para darle mayor espectacularidad a las sesiones, que a fin de cuentas tenían una finalidad económica para Alekhine, era habitual que una de las partidas de alguna sesión la realizara en la modalidad "a la ciega", como así sucederá en Tenerife.



A su llegada a la isla se aloja en el Hotel Orotava de la capital (hoy Edificio Olimpo), y hace declaraciones sobre su alegría por conocer al fin la única región española que le faltaba. No es ajeno al estado del ajedrez de la isla, ya que conoce a sus mejores jugadores. Poco después, el 27 de octubre de 1945, a la tardía hora de las 22.00 comienza la primera sesión de simultáneas en el Círculo de Amistad. Se prolonga por más de cinco horas, hasta avanzada la madrugada, y Alekhine encuentra fuerte resistencia. Alekhine se gastaba por entonces buena parte del dinero que ganaba en sus flaquezas alcohólicas, y en España, sin renegar del whisky, especialmente en coñac. Por eso en las simultáneas ha dado instrucciones para que un camarero le tenga preparada una copa cada vez que completa la ronda de los treinta tableros. El ruso hace una pausa, se bebe de un trago el brandy, y continúa la extenuadora sesión. Finalmente, el ruso acaba venciendo a 27 jugadores, entablando con uno -en una buena partida librada por Antonio Hardison que no conocemos-, y perdiendo con el joven Ramoncito García, del club Iberia, y con el benjamín Cristóbal Rijo. Los tres jugadores que han puntuado son aplaudidos calurosamente. Por cierto que entre los derrotados está el grancanario Fernando Sagaseta (que juega en las dos islas) y el campeón tinerfeño Juan Daranas. Será curioso en todas las simultáneas que las derrotas de Alekhine se producen con con jugadores inferiores, tal vez porque conoce la fuerza de los mejores y se dedica especialmente a ellos, o porque los más fuertes se encogen ante el gran campeón y no dan lo mejor de sí.

Veamos las dos victorias de los locales en esta sesión.


1).
Alekhine,A. - García,Ramón [B01]
Simultaneas 30 primera sesion Tenerife, 27.10.1945

1.e4 Cc6 2.d4 d5 3.exd5 Dxd5 4.Cf3 Ag4 5.Ae2 e6 6.Cc3 Ab4 7.0-0 Dd7 8.Ae3 Cge7 9.h3 Ah5 10.Ce4 Ag6 11.Cg3 Ad6 12.c4 Cf5 13.Cxf5 Axf5 14.Ch4 Ag6 15.f4 Ae7 16.Cxg6 hxg6 17.d5 exd5 18.cxd5 Cb4 19.Af3 0-0-0 20.Axa7 b6 21.a4 Ac5+ 22.Rh2 Th4 23.Ag4 Txg4 24.Dxg4 Dxg4 25.hxg4 Rb7 26.a5 Rxa7 27.axb6+ Rxb6 28.f5 Txd5 29.f6 Ad6+ 30.Rg1 gxf6 31.Txf6 Tg5 32.Txf7 Txg4 33.Rf1 Cc2 34.Ta8 Ce3+ 35.Rf2 Cxg2 36.Tg8 Tf4+ 37.Txf4 Cxf4 38.Rf3 Rc5 39.Re4 Rc4 40.Tb8 Cd5 41.b3+ Rc5 42.Rd3 g5 43.Tg8 Af4 44.Td8 g4 45.Re4 Ad6 46.Tb8 g3 47.Rf3 Cb6 48.Te8 Rb4 49.Te3 Cd5 50.Td3 g2 51.Td4+ Rc3 52.Tg4 Cf4 53.Tg5 Rxb3 54.Tg8 Rc2 55.Tg7 Ac5 0-1





2)Alekhine-Cristónal Rijo. Tenerife en simultáneas primera sesión, 27-10-1945.


Alekhine,Alexander - Rijo,C [E32]
Santa Cruz de Tenerife, 27.10.1945

1.d4 e6 2.c4 d5 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Cbd7 5.e3 Ab4 6.Dc2 0-0 7.Ad3 g6 8.h4 Ae7 9.Cf3 De8 10.cxd5 exd5 11.Cb5 Ad6 12.Cxc7 Axc7 13.Dxc7 De6 14.Tc1 Te8 15.Ab5 a6 16.Aa4 Df5 17.Axf6 b5 18.Ac2 Dxf6 19.h5 Cf8 20.hxg6 fxg6 21.Ab3 Ae6 22.0-0 Te7 23.Dc6 Tae8 24.Axd5 Cd7 25.Axe6+ Dxe6 26.Db7 Td8 27.Tc8 Tee8 28.Tfc1 De7 29.Dxa6 Cb8 30.Txb8 Txb8 31.Ce5 Df8 32.f4 Te7 33.b3 Tee8 34.Dc6 Df5 35.Dd5+ Rg7 36.Rh1 Df6 37.g3 De6 38.Tc7+ Rg8 39.Cg4 Dxd5+ 40.Rg1 Te6 41.Ch6+ Rf8 42.Txh7 Txe3 0-1



Al día siguiente por la tarde la directiva del Círculo de Amistad sirvió un vino de honor en agasajo de Alekhine, al que prodigaron todo tipo de atenciones. Por desgracia, en estos días canarios apacibles el viejo campeón del mundo recibe en el hotel un telegrama, el mazazo moral de que ha sido excluido del torneo de Londres. Ese torneo era la esperanza de Alekhine para volver a participar en un certamen de prestigio, junto a los mejores, y superar de paso la relegación que sufre por parte de los países ya vencedores de la II Guerra Mundial, que había terminado poco antes con la rendición de Alemania y posteriormente de Japón. Es un lacónico mensaje en inglés... Alekhine, encaja el golpe con dignidad. Ve el lado positivo, se trata de un torneo privado organizado por un período británico, lo que no impedirá, o eso espera, que la Federación inglesa organice el campeonato por el título mundial con Botvinnik, de acuerdo con la propuesta que él mismo ha realizado.





El miércoles 31 de octubre de 1945 Alekhine ofrece la segunda simultánea, adelantándose en este caso el comienzo a las 21,30, dada la duración de la sesión anterior. Gana 26 y cede cuatro tablas. Repite simultánea en tercera sesión el domingo 4 de noviembre ganando 28 y perdiendo dos partidas, con Juan Pallero y Claudio Rafael. Disponemos sólo de la victoria de Claudio Rafael:

3) Alekhine-Claudio Rafael. Tenerife, simultáneas, segunda sesion, 4-11-45.

1.e4,e5. 2.Cf3,Cc6. 3.Ab5, a6. 4.Aa4, Cf6. 5.0-0,b5. 6.Ab3,Ae7. 7.a4,Ab7. 8.De2,0-0. 9.Cc3,b4. 10.Cd5,a5. 11.Ac4, d6. 12.c3,Tb8. 13.d4,Aa8. 14.Cxe7, Cxe7. 15.dxe5, Cxe4. 16.Ad3,d5. 17.Td1,Dc8. 18.c4, Cc5. 19.Axh7??, Rxh7. 20.Ae3,Ce4. 21.cxd5, Axd5. 22.Txd5, Cxd5. 23.Dd3,Cxe3. 24.Dxe4+,Cf5. 25.g4,g6. 26.gxf5, Dxf5. 27.Dxf5,gxf5. 28.Tc1,Tbd8. 29.Cg5+,Rh6. 30.f4,Td4. 31.Txc7,Txf4. 32.h4, Txh4. 33.Cxf7+,Rh5. 34.Rf2,Th2+. 35.Rg3,Txb2. 36.Cd6,f4+. 37.Rf3,Tb3+. 38.Rf2,f3. 39.Tc1,Tc3. 40.Th1+,Rg4. 41.Ce4,Tc2+. 42.Re3,Te2+. 43.Rd4,Td8+. 44.Cd6, f2. 45.Tc1, Rf3. 45.RINDEN. 0-1.



*********

Tras estas tres sesiones Alekhine va a hacer una pausa para trasladarse a Las Palmas de Gran Canaria. Desde 1942 se ha constituido la Federación Provincial, tras los esfuerzos de los jugadores locales como los hermanos Martín Estupiñán o Narciso Casañas para que el teniente coronel Rua Figueroa asuma el mando, nunca mejor dicho, y supere los obstáculos burocráticos. Y Rua, bien relacionado con las autoridades, se mueve para conseguir la difícil financiación de la simultánea. El martes día 6 de noviembre por la tarde el militar acude a recibirle al muelle junto con el secretario federativo Pérez Reina, que va a arbitrar la sesión de simultáneas, y otros aficionados. Alekhine llega cansado, tiene aún en el bolsillo el telegrama londinense, ya arrugado, y tras atender primero con rigidez y luego con mayor amabilidad a la prensa, se retira pronto al Hotel Negresco. La simultánea, programada el jueves 8 de noviembre a las diez de la noche en el selecto Gabinete Literario, con el mismo formato que las sesiones de Tenerife, será de pago, como las tinerfeñas, cinco pesetas el público y diez los jugadores que se inscriban en la federación, cuya sede está en la calle Bravo Murillo por entonces. Rápidamente se coloca el cartel de "no hay billetes", porque las entradas para participar en la sesión a 30 tableros se agotan enseguida, quedando muchos aficionados relegados al papel de espectadores, sin poder jugar.


El miércoles 7 el campeón descansa, y el jueves 8 de noviembre, poco antes de las diez de la noche, Alekhine llega el Gabinete con puntualidad en medio de una gran expectación; viste traje oscuro impecable y llega acompañado del presidente de la federación y otras personalidades, que le han trasladado cortésmente desde el hotel. Los jugadores también van vestidos de etiqueta como merece el emblemático recinto fundado por los ingleses y la personalidad del campeón. No es frecuente que sociedades elitistas como el Gabinete o el Naútico se abran al ajedrez en estos años, fuera de los torneos que organizó años atrás la Sociedad Ajedrecística, por lo que la única simultánea de Alekhine en Gra Canaria es una fiesta mayor del ajedrez. Las treinta mentes de los jugadores se disponen a enfrentarse a la mente única pero poderosa del gran Alexander. Allí están los más veteranos, como el presidente de la federación Rua, el psiquiatra Rafael O’Shanahan, ya cuarentón ("mejor amigo que jugador" le describirá luego Lezcano), junto al campeón de Las Palmas, Germán Pírez, el isletero Luis Martín Estupiñán y su hermano Tiburcio. O el ex boxeador Ramón García, alias "el bizco", que juega situándose en oblicuo al tablero. También jóvenes estudiantes que empiezan a despuntar, como Fernando Sagaseta, el citado Pedro Lezcano, o José Luis Gallardo, hijo de uno de los promotores de la vieja Sociedad Ajedrecística, Ildefonso Gallardo. Veteranos y jóvenes están jugando desde hace pocos años los torneos del modesto Kiosco del parque San Telmo, y también en los bares y las peñas ajedrecísticas del puerto o de la parte vieja de la ciudad. De las reducidas fuerzas del ajedrez isleño apenas falta otro que el doctor Carlos R. Lafora, probablemente por sus ocupaciones médicas.



Alekhine empieza jugando deprisa, pero conforme avanzan las partidas y se complican empieza a mover más despacio, concentrándose en las posiciones. Sin duda repite las costumbres de Tenerife echando un trago entre jugada y jugada. En realidad la simultánea no está siendo nada fácil, con bastantes partidas en inferioridad, pero tira de casta y acaba ganando la mayoría. Los más duros son derrotados, como le sucede a Pírez, que comete un grave error, o a Sagaseta, que ha perdido ya en Tenerife y ahora de nuevo. También es derrotado un jugador tinerfeño que da lugar a la anécdota triste de la noche. El simultaneado estaba muy enfermo y le temblaba la mano al hacer las jugadas. Cuando pasa Alekhine el tinerfeño por culpa del temblor deja caer la pieza en una casilla ilegal. El maestro, irritado, y sin duda cansado, de un manotazo derriba todas las piezas. No es la primera vez que tiene estos arrebatos, o que la alcoholemia le lleva a conductas impropias, en esta fase terminal de su vida.




Se producen más problemas. Ramón "el bizco", hace otro movimiento incorrecto con un torre, y más quejas de Alekhine. Y continúan los juegos y los incidentes. El joven estudiante José Luis Gallardo, que admite haber estado contentándose en los bares previamente, ve la partida muy mal. Así que aprovechando que Alekhine anda por otros tableros, coloca un caballo que ya le había capturado el ruso dentro del tablero. La fullería no queda impune. Alekhine avisa al árbitro el sr. Pérez Reina, el cual da la partida por perdida al joven bromista (Fischer, años despuès, usó otra táctica... a la segunda vez que le hicieron esa jugarreta, se metió la pieza capturada en el bolsillo).  José Luis no se lo tomará a bien, y hará comentarios sobre la exagerada decisión arbitral. En respuesta a tales críticas, en reunión posterior de la federación Gallardo será suspendido por un año.

El hijo de José Luis me ha facilitado recientemente datos complementarios sobre lo que le sucedió a su padre:
-Lo que pasó realmente, según me contó Germán Píerez, es que aparte de los "piscos" que sin duda habría tomado mi padre,  Alekhine en un momento dado criticó una jugada suya en francés, pensando que mi padre desconocía ese idioma. Y mi padre se molestó por el comentario. En represalia metió el caballo que le había comido Alekhine, y Alexander se dio cuenta, y se lió...




Finalmente, Alekhine gana 24 partidas, entabla cinco y pierde únicamente con Luis Martín Estupiñán. Luis siempre comentó que la derrota de Alekhine se debió a un grave fallo con un ataque doble de la torre del canario al alfil y la dama blanca. Luis conservaba en su poder la planilla de la partida y la exhibía a los aficionados incluso décadas después. En cuanto a los cinco jugadores que empatan, fueron, según la prensa de la época, el hermano de Luis, Tiburcio, así como Ignacio Vietez, José Luis León, Moreno Ortiz -el último en terminar, más allá de las tres de la madrugada-, y Pedro Lezcano, que andando los años, sin duda por fallo de la memoria, afirmaba que era el único que había hecho tablas, evidentemente por lapsus de memoria o simple desconocimiento de los detalles de resultados de aquella lejana simultánea. Su hijo Pedro Lezcano Jaén me comentó que Alekhine, tras entablar con su padre, estrechó su mano y le dijo en español: "¡Buena partida!".


Derrotados fueron J.L. Gallardo, Martínez Carvajal, Lucas Almazán, Manrique de Lara, Rafael O'Shanahan, Doctor Nikolasky, Germán Pírez, el presidente Rua Figueroa, Antonio Coll, Jesús Sanmartín, Miguel Arencibia, Isidro Herrera, Francisco Caballero, Ramón Morales, Ramón García, etc. Sin embargo, Ramon García, uno de los más veteranos jugadores que junto a Luis Martín Estupiñán jugó hasta su muerte a principios de los años 80, defendía, sin base alguna, que había entablado contra Alekhine. Toda la simultánea de Alekhine estuvo envuelta en múltiples leyendas urbanas, ya que hasta la década de los sesenta, fue sin duda el mayor acontecimiento ajedrecistico de Gran Canaria.





4)Alekhine-Germán Pírez, simultánea a 30 jugadores en Las Palmas (Gabinete Literario) 8-11-1945.
-

1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3 Cf6 4.Cc3 c6
(Más moderno es 4...e6 con mas oposicion en el centro)

5.a4 Af5 6.e3 Ca6 7.Axc4 Cb4 8.0-0 e6 9.De2 Cbd5 10.Ad3

(Mas interesante era 10.Ce5 para luego f3-e4 y controlar el centro).

10...Axd3 11.Dxd3 Dc7 12.e4 Cxc3 13.bxc3 h6 14.e5 Cd5 15.c4

(Parece bueno pero las negras logran con un juego preciso quedar bien. El control es muchas veces mejor que la ocupacion del centro).

15...Cb4 16.De4 Ae7 17.Ad2 a5 18.Ce1 Td8 19.Ac3 0-0 20.Td1 b5

(Buena jugada. Tras los cambios las blancas dejan de controlar "d5" y el peon "a" es peligroso).

21.Axb4 Axb4 22.axb5 cxb5 23.cxb5 Td5 24.Cd3 Db6 25.Cf4 Txb5 26.d5 exd5 27.Cxd5 De6 28.Cxb4 axb4 29.f4 f6??

(Error decisivo. Con 29...Te8 o 29...b3 las negras estaban mejor. 30.Td6 Df7 31.e6 El peon e ahora es muy fuerte).

31...Da7+ 32.Rh1 Tb7 33.Dd5 Te8 34.Td7 Da6 35.Te1 Txe6?

(Segundo error. Mejor 35...Tb5 36.Db3, Da6 37.Dd5,Da8).

36.Td8+ 1-0.

(Comentarios del G.M. M. Todercevic en el libro biográfico sobre Germán Pírez "Dos pasiones, política y ajedrez", de Juan José Sosa Suárez, Las Palmas 1994.)


El único vencedor Estupiñán se retrata con Alekhine y Rua Figueroa para la prensa. Rua viste de uniforme, con llamativa pistola al cinto. Estupiñán hace unas declaraciones llenas de modestia, señalando que la victoria no tiene mérito, pues Alekhine estuvo perdido en varias. Años después Estupiñán recordará que esta partida fue la última derrota de Alekhine, lo que no es cierto -aun perdería alguna más en las últimas simultáneas de Tenerife, luego otras en Sevilla y Barcelona, y aun después dos en partidas oficiales con el portugués Lupi, una en el torneo de navidad de Cáceres en que Lupi le supera, y otra en la segunda partida de un minimatch con el propio Lupi en Estoril en enero de 1946-

En Las Palmas, el Gabinete sirve una cena ¡fría! para el campeón del mundo y los federativos, lo que pone punto final a la noche. Al día siguiente los federativos llevan al campeón a una excursión por el interior de la isla, antes de que regrese a Tenerife.

***********



De vuelta a Santa Cruz de Tenerife, en los siguientes días, Alekhine ofrece sus últimas sesiones de simultáneas, hasta totalizar al parecer cinco rondas, con 150 partidas disputadas y solamente 9 derrotas (no es claro si en este cómputo está incluida la simultánea de Las Palmas, en cuyo caso Alekhine habría disputado solamente las cuatro sesiones contratadas inicialmente por la federación). En las últimas rondas, de las que disponemos de menos información, sabemos que ha perdido con Lima, Sebastián Darias, Pedro Alonso, y el veterano periodista y cronista de ajedrez del diario "La Tarde", Enrique García Talavera, que anuncia su retirada del ajedrez de competición inmediatamente después. Años más tarde aclaró en un artículo en la prensa de Gran Canaria que su brusca retirada se debió a acontecimientos -por enfrentamientos personales- que ni aún entonces se decidió a desvelar. En las últimas jornadas en Tenerife el campeón continúa siendo agasajado por aficionados y por los directivos del Círculo santacrucero.





Algunas partidas de estas últimas sesiones en Tenerife están disponibles:

5) Alekhine,A. - Avila,Damaso [C86]
Simultaneas Tenerife, 30 tableros, 11.1945

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.0-0 Ae7 6.De2 b5 7.Ab3 0-0 8.d4 Cxd4 9.Cxd4 exd4 10.e5 Ce8 11.c3 Ag5 12.f4 Ah6 13.cxd4 De7 14.Cc3 c6 15.f5 Axc1 16.Taxc1 d5 17.Cd1 Ad7 18.Ce3 Dh4 19.Tcd1 g6 20.fxg6 hxg6 21.g3 Dg5 22.Tf4 Cg7 23.Df2 Ch5 24.Tf3 Ae6 25.h4 Dh6 26.Tf1 Tac8 27.g4 Cg7 28.Dg3 a5 29.Cf5 gxf5 30.gxf5 Rh8 31.fxe6 Cxe6 32.Tf6 Dg7 33.Dxg7+ Rxg7 34.Td1 Th8 35.Rf2 Txh4 36.Tg1+ Rf8 37.Tc1 Tf4+ 38.Txf4 Cxf4 39.Re3 a4 40.Rxf4 axb3 ½-½



6)Alekhine,A. - Lima,J. [C28]
Simultaneas Tenerife 30 tableros, 11.1945


1.e4 e5 2.Cc3 Cc6 3.Ac4 Cf6 4.d3 Ca5 5.f4 d6 6.Cf3 Ag4 7.h3 Axf3 8.Dxf3 Cxc4 9.dxc4 Ae7 10.0-0 0-0 11.Ae3 c6 12.Tad1 Dc7 13.Ce2 Tad8 14.Cg3 g6 15.f5 Rg7 16.h4 h5 17.Ag5 Td7 18.De3 Cg4 19.Dxa7 Dd8 20.Axe7 Dxe7 21.f6+ Cxf6 22.Ce2 Cxe4 23.g3 Cf6 24.De3 Cg4 25.Dc3 Rh7 26.b4 f5 27.Tde1 Dd8 28.Cc1 f4 29.Rg2 Tdf7 30.gxf4 Dxh4 31.Dg3 Dxg3+ 32.Rxg3 g5 33.Th1 exf4+ 34.Rf3 Rg6 35.c5 dxc5 36.bxc5 Ce3 37.Cd3 g4+ 38.Re2 Rg5 39.Rd2 h4 40.Thg1 h3 41.Te2 Rh4 42.Ce5 Td8+ 43.Rc1 Tf5 44.Cd3 g3 45.Cxf4 Txf4 46.Txe3 Tg8 47.Te7 g2 48.Rd2 Tf1 0-1




7) Alekhine,A. - García Talavera,Enrique [B00]
Simultaneas Tenerife Santa Cruz Tenerife, 11.1945


1.e4 e6 2.d4 b6 3.Cc3 Ab7 4.Cf3 g6 5.Ad3 Ag7 6.0-0 Ce7 7.Ae3 0-0 8.Dd2 Cbc6 9.Ah6 Cb4 10.Axg7 Rxg7 11.Tad1 Cxd3 12.Dxd3 a5 13.Tfe1 f6 14.d5 e5 15.d6 cxd6 16.Dxd6 Ac6 17.Td2 Ta7 18.h4 De8 19.h5 gxh5 20.Ch4 Df7 21.Te3 Rh8 22.Ce2 Tg8 23.Cg3 Taa8 24.Tf3 Taf8 25.b3 Tg4 26.Chf5 Cxf5 27.Txf5 h4 28.Ch5 Txg2+ 29.Rf1 Tg6 30.Dd3 Th6 31.Df3 Axe4 32.Dxe4 Txh5 33.Txh5 Dxh5 34.Txd7 h3 35.Rg1 h2+ 36.Rh1 Tg8 0-1

Y por último, una partida con Ricardo Moya de la que conocemos sólo el remate de la victoria de Alekhine:



(45) Alekhine,A - Moya,Ricardo
Simultaneas Tenerife a 30 t, 11.1945




1.Txf7 Rxf7 [1...Dxf7 2.Dxe6 gana]

2.Txb6 Td8 3.Dxe6+ Dxe6 4.Txe6 Rg7 5.Tb6

1–0








Pero de estas sesiones se conocen también dos victorias singulares de Alekhine, una por su modalidad "a la ciega", frente a J. Pedreira, que el campeón jugo "a la ciega". La otra, por su espectacularidad, contra Supico, con una brillante entrega de dama forzando el mate, que dio enseguida la vuelta al mundo en las publicaciones especializadas. Cuando Bent Larsen llegue por primera vez a Canarias a fines de los años sesenta, dirá que lo único que conocía de las islas hasta entonces eran esas partidas que Alekhine había jugado en Tenerife, y en particular el remate de esa partida.... ¡un gambito danés!. Y aún hoy la posición figura como problema de táctica de ataque en numerosos libros especializados.

Sin embargo parece que la partida se jugo a la ciega en simultanea en Lisboa en 1941 y ya fue publicada en revistas de 1942. En cualquier caso ofrezco la partida.


8) Alekhine-J. Pedreira, Tenerife, simultánea a 30 tableros, partida única a la ciega, ?-11-1945.

1.e4 e5 2.d4 d6 3.Cf3 Cc6 4.Ab5 Ad7 5.Cc3 Cf6 6.Axc6 Axc6 7.Dd3 exd4 8.Cxd4 Dd7 9.Ag5 Ae7 10.0-0-0 0-0 11.Cf5 Tfe8 12.The1 Ad8 13.f4 a6 14.Dh3 Rh8 15.e5 Cg8 16.Ce4 Axe4 17.Cxd6 Af5 18.Cxf5 De6 19.Axd8 Taxd8 20.b3 g6 21.Txd8 Txd8 22.Dh4 Dd7 23.Ce3 Dd4 24.Rb1 Te8 25.Df2 Ce7 26.Td1 Dc5 27.Cg4 Dxf2 28.Cxf2 Cc6 29.Ce4 b6 30.Td3 Rg7 31.Tc3 Ce7 32.Txc7 Cd5 33.Tb7 a5 34.g3 Te6 35.c4 Te7 36.Tb8 1-0






9)Alekhine,A - Supico [C21]

1.e4 e5 2.d4 exd4 3.c3 dxc3 4.Cxc3 Ab4 5.Ac4 De7 6.Cge2 Cf6 7.0-0 0-0 8.Ag5 De5 9.Axf6 Dxf6 10.Cd5 Dd6 11.e5 Dc5 12.Tc1 Da5 13.a3 Axa3 14.bxa3 c6 15.Ce7+ Rh8 16.Dd6 Dd8 17.Cd4 b6 18.Tc3 c5 19.Cdf5 Aa6 20.Dg6!! 1-0

Es mate inevitable en todas las variantes. No está claro si Supico abandonó aquí, o decidió recibir el mate con 20...fxg6. 21.Cxg6+.



**********

Volviendo a Las Palmas, la victoria de Estupiñán produce en los días siguientes cierto deslumbramiento en el mundillo local, con exageradas loas que a su vez dan lugar a la crítica. En parte justificada, ya que se enfrenta a Estupiñán en una simultánea con jugadores de su mismo nivel o casi en simultáneas, y pierde prácticamente la mitad de las partidas...

Otra consecuencia más positiva que la polémica algo absurda sobre Estupiñán es que el rastro de Alekhine reaviva la afición en la isla, que tiene pocas oportunidades de jugar, y la Federación convoca un nuevo torneo local en la cafetería La Mallorquina, en Triana. Luego vendrán otros, aunque sin mucha continuidad.

Alekhine entretanto ha regresado a la península, donde participa en nuevas simultáneas y pequeños torneos en España donde se muestra en baja forma. Tras las navidades de 1945 su amigo Lupi le invita a trasladarse a Estoril, donde el campeón libra un pequeño match con el propio Lupi en que gana por 2,5 a 1,5, con dos victorias y una derrota. Recordemos que el propio Alekhine consideraba a Lupi sólo un aficionado fuerte. Consta alguna partida incidental más, y en marzo sobreviene la fatalidad: le encuentran muerto en la habitación del hotel donde pernoctaba. Tiene junto a sí un tablero de ajedrez, y al parecer tenía en él una posición de la partida que Antonio Medina había perdido recientemente con Rico. Alekhine todavía pensaba en la revancha contra el que seguia considerando el mejor jugador español.

Ironías del destino, pocos días antes Alexander había recibido un nuevo telegrama de Londres, confirmando la celebración del match con Botvinnik, ya que el joven jugador soviético deseaba tener la oportunidad de ganar el titulo venciendo a Alekhine en un encuentro, y no en los despachos (para entonces, se rumoreaba incluso que Alekhine podía ser desposeído del título sin oportunidad de disputar el campeonato, lo que hubiera sido ignominioso para la Federación Internacional que en esos momentos empezaba a constituirse). Al final, Botvinnik, tras el inesperado fallecimiento del gran Alekhine, tendría que esperar dos años para proclamarse campeón del mundo "en sede vacante", venciendo en un torneo de liga entre los mejores jugadores del mundo organizado por la FIDE dos años después. Es la única vez que un campeón del mundo ha fallecido en posesión del título.

Sobre la figura del Alekhine de sus postreros tiempos en España merece recordarse también la reseña que escribió Juan Lacasa, uno de sus simultaneados, en la revista Ajedrez Español num. 83, de abril de 1963: "Le recuerdo perfectamente en Zaragoza, noviembre de 1944... me enfrenté a él en la rueda de treinta tableros y se tenía la sensación descrita por él mismo, de la "manada de elefantes". Sus piezas, avasallando las propias. Al final copió la posición en que me anunció, en francés, mate en cinco jugadas, que vio como un relámpago, en centésimas de segundos, cuando yo hice mi mala jugada final. El doctor Ramón Rey Ardid lo recogió en un diario. Luego cenamos con él los aficionados y observé en sus manos sus gestos nerviosos. Me parecía una alternativa de corrección y desequilibrio, de descargas nerviosas que le llevaban de la cortesía al disparate.... Le vimos (luego) divagar por Madrid y marcharse a Lisboa, al parecer arruinado, tomando abusivamente simpatinas, dicen....".


En Las Palmas, lentamente, en 1946 también se apaga la efervescencia del ajedrez. Ningún otro ajedrecista destacado ni internacional y ni siquiera nacional nos visita, y cuando a fines de los 50 sea Pomar quien se desplace a Tenerife para sesiones de simultáneas, ya nadie tiene arrestos para lograr que se repita la jugada de Alekhine. Pérez Reina, el que fuera árbitro de la simultánea y secretario de la federación, hace un desesperado llamamiento en la prensa local "a los pocos aficionados que quedan en Las Palmas", que no tiene eco. Es que para entonces, por no haber, no hay ya ni federación. Habrá que esperar a la llegada de Pierre Dumesnil que consigue a partir de 1958 organizar el torneo Pomar o Cairasco, aprovechando la celebración en Tenerife del campeonato de España, y desplazando a Gran Canaria para un sextangular a la gran estrella del ajedrez español y a su cuñado Eduardo Pérez, y que encumbraría al nuevo valor del ajedrez local, Juan Pedro Domínguez, que compartió el primer puesto con los dos maestros peninsulares.


Ricardo Moyano Garcia. abril 2015.

*Agradecimiento a Angel Jimenez a Arteaga y Juan José Sosa por la aportación de las partidas de Germán Pírez y Cristobal Rico. Y al MF Ernesto Solana por los comentarios sobre la partida de Alekhine con Luis Martín Estupiñán.