lunes, 20 de febrero de 2017

Diario del solitario (5) : presentación del Libro A face in the crowd de María Castro Domínguez

Diario del Solitario (5): A face in the crowd. María Castro Domínguez. Presentación en Librería Canaima, Las Palmas, enero de 2017.


Torno a ver al Solitario, después de mucho tiempo, en el salón de prensa del Gabinete Literario, bebiendo te. Viste  muy british, con traje de tweed, y cuando me sorprendo, me recuerda que en su juventud incluso usaba pajarita. Está contento, el Solitario, se ha perfumado y le brillan los ojos. Lee un libro. Por un momento creo en un nuevo amor; pero no:

-Es que vengo de una lectura poética en Canaima. María Catro, mi amiga, presentaba su libro. A face in the crowd, "Un rostro en la multitud". Nice!.


Me muestra el libro, una bonita composición donde un rostro anónimo, en gris, contrasta con franjas de color intenso.

-¿La poeta tiene nombre español y título en inglés?

-No sólo el título, todo el libro está en la bella lengua de Shakespeare, joven. Ella es hija de españoles, pero nacida en London.

I understand!- me río. Pero el Solitario está lanzado, y sigue...diría que se alegra de encontrarme, de tener contertulio, porque está extrañamente expansivo.

-¿Te has parado  a pensar cómo vivimos? Te lo diré. Pasamos el día azacanados, tensos, esclavos de la ronda del reloj, que diría Silvio Rodríguez… Pero llega la noche. Y en la noche la hormiga se convierte en cigarra y el sapo cancionero canta. Canaima es otro mundo, un reducto, una librería mágica. Siempre he pensado que, allí y en esa hora, digo en las noches de las buenas librerías como esa, los personajes de los libros cobran vida y cuando no les miramos se hablan unos a otros, Don Quijote con Fausto, la Maga de Cortázar con el coronel de García Márquez, el americano impasible de Graham Greene con un bereber de los cuentos de Paul Bowles… La princesa triste de Rubén Darío con el enamorado melancólico de Neruda. O, en la voz de María Castro, el Minotauro de Borges con el Chopin del parque Lazienki de Varsovia. Pero eso son fantasías. La lectura de María fue real. Todo lo real que es un sueño, claro. No se, ya te lo digo: Vengo de una experiencia religiosa. El libro ha obtenido además su guirnalda, un importante premio británico, el Erbacce prize. En esta isla pacata y cerrada pasará desapercibido, claro. Pueblo chico, infierno grande.



-Cuénteme con detalle, Solitario- digo arrellanándome en un sillón junto al solitario, mientras él cucharea en la taza de te.



-La librería se convierte al cierre en un salón, y aunque llenábamos la sala, estábamos todos sumidos en el silencio. Un instante me pareció que hacía falta una música, un arpa tal vez. Se asocia la lira al verso ¿verdad? Pero no, qué mejor que los poemas para llenar el silencio. Y curiosamente se leyeron muchos de los que más me gustaban. Los leyó la poeta, con diversas entonaciones, según convenía a cada poema, dulce en Melancholy, juguetona en Authentic romantic, por ejemplo; y también leyeron el presentador que la arropaba, y una actriz que era como el “alter ego” de María, o su contrapunto más bien. También había una mimo, que nos recordó que los gestos y los rostros son un lenguaje universal, una de las claves del Enigma que es la vida. Me gustó la mezcla. I like it!. Si supieras inglés te recitaría ahora mismo alguno. Ella habló de su necesidad de escribir, desde niña, y del trabajo duro de un poeta detrás de las palabras, corrigiendo acentos, ritmos, borradores…Recordo  la influencia en su obra de los poetas ingleses y norteamericanos imaginistas. Es decir, poemas breves, intensos, donde no hay una sola palabra de más, donde, como dijo Pound “’imagen’ es aquello que presenta un compuesto intelectual y emocional en un instante de tiempo”.



-Vale, ya me ha convencido. Leáme uno. Puede hacerlo, usted dijo que los poemas son también música, aunque uno no los entienda. Use la lira.

Y el Solitario lee:
Now
    We are
       Matter in the past
                Tense like rain drops
                               Splitting the present

                                               Spitting a second away”.

     Luego lee un poema en prosa que describe esa sensación de ir entre la gente, soñando caminos, cuando el sol muere en la playa de las Canteras: “Island Ramble: It´s midday Saturday after siesta time, sun expires light, the blue is solid. I get the twenty-one bus. It rattles yellow through cobblestones and swerves in front of Atlántida café. I step down where an assortment of builders chew cigars and fume onto the street. They wrap around a radio, listening to afternoon football. Embedded in steam I stroll around Santa Catalina Park. Here plenty of bars and shops lean on the open esplanade. It´s a park with just a few palm trees, the rest is covered with benches, cafes and some homeless. Shoe shiners are spitting into their brushes heralding passers-by. The lottery man chants numbers whilst his dog inserts a chorus between. I take the direct route to Canteras beach. A queue outside a bakery are chinking extra change whilst others are carrying back the whiff of evening baguettes. The carnivals are on, I bump into Charlie Chaplin, men dressed as nuns and Luke skywalker. By the beach a promenade unfolds. Everyone hides in dark glasses. A tour guide snakes through with a spotted umbrella hold high. The group, like school children, follow in ankle socks and red faces. They take selfies with a colonial hotel as backdrop. A multilingual loudspeaker announces the temperature, the wind, the sun. A Police helicopter spies bikinis and shorts. Joggers slide between hobbling pensioners. The cyclothymic Atlantic is furious today. Surfers become alive as they take a ride to the top. Children shriek as salt gets tangled with their sandy tongues. Two seagulls squabble by me, the winner escapes with my shoe lace. A white kite scribbles free hugs above.



                Y nos quedamos los dos en silencio.

           -No he entendido mucho, pero sí carnaval y Canteras. 
                -A los canarios nos gusta más la playa que ir a la academia...- El Solitario ríe, sorbe te y el humillo hace arabescos cerca de su rostro.

                -A face in the crowd. Un rostro en la multitud. Que es lo que somos, todos somos soledad y masa a la vez. La noche se desvanece y somos cosmonautas que regresan a la realidad entrando aterrados en la Tierra, como el ruso Gagarin en los años cincuenta. Pero mañana soñaremos de nuevo, y regresaremos otra vez a Canaima. Así vivimos, ya le dije. Somos pañuelo al viento, brisa de otoño, junco doblado, horizonte y niebla, figura en la linde de la playa, que en el crespúsculo dorado interroga con ansia al mar.

                -Me está saliendo usted también poeta, señor Solitario.

                -¡Igual algún día me animo!. Es que estábamos a gusto, estábamos todos en el acto, Juan Antonio Valcárcel, su esposo, el gran ajedrecista, que usted ya conoce. Y sus hermanas. Sus amigos. Su gente. Ah, y dos escritores importantes, Luis León Barreto y su esposa Rosario Valcárcel.

                -¿Algo que ver los dos Valcárcel?

                -No, sólo su amor por la poesía. Lo que nos unió a todos en ese instante, en esa jugada en el juego de nuestras vidas, por robarle a usted su título…. Estoy seguro que por las noches, ahora, los versos de María Castro hablarán en Canaima con los de Elliot o Pound. Usted mismo, joven Ricardo, citó a Blake en su primer libro.

                -Cierto. Tiger, tiger, burning bright        
In the forests of the night!.

                El Solitario remata la estrofa:
                -What immortal hand or eye    
Could frame thy fearful symmetry?

-Venderá mucho, seguro.

El Solitario ríe.

-La poesía no vende, sólo vale, que es suficiente. No confundamos valor y venta. Como me dijo María al final del acto, todo libro de poemas es sólo un exquisito acto de amor, de homenaje al lenguaje, a la palabra. A la palabra bien dicha, añadiría yo.




Dejé allí, al Solitario, concentrado en el libro, terminando su te, ya casi frío. Casi podía imaginarlo joven, romántico, con una pajarita y un pañuelo de seda asomando en la chaqueta, engatusando muchachas a su discreta manera. En la Alameda la noche era fresca y la luz se cernía a través de las farolas: también esa luz y el trasiego de la gente  invitaban a vivir y a soñar. Que es lo que hice. 

Página del libro en Facebook


jueves, 2 de febrero de 2017

Ajedrez en Guia, Gran Canaria

Ajedrez en Santa María de Guía (Gran Canaria).-


Ricardo Moyano. Febrero 2017. En homenaje a todos los ajedrecistas de Guía y al Univacit Guía. A la memoria de Ceferino Sosa y Luis Castellano.



El ajedrez ha sido practicado desde siempre en la ciudad de Guía, en el norte de la isla, vinculado especialmente al Casino, aunque ya en fechas más recientes se ha expandido por todo el municipio, el albergue, la Casa de la Cultura, etc.

En la actualidad existe el potente equipo Univacit-Guía, pero si indagamos en los torneos oficiales, vemos que ya en 1940 se disputó un torneo en el Casino, apoyado por la parroquia y por Acción Católica, que fue ganado por D. José Auslander.

1.La prehistoria.- En los años 50 y 60 se continúa con esos torneos locales esporádicos, en fiestas, etc., pero para las verdaderas estructuras de club en Guía hay que aguardar hasta la década de los 70, no existió un apogeo fuerte del ajedrez como en Gáldar (Caballo Blanco en el Casino desde los años 50) o Telde (Fraternidad) o Carrizal (Sociedad Carrizal), que tenían equipos desde fines de los años 50 incluso. Guía, como San Mateo, Teror, y otras poblaciones, hubo de aguardar a ese boom del ajedrez que promovió Pierre Dumesnil y Juan Marrero Portugués en la nueva Federación, y que se materializó a finales de los años 60, con la creación del club de la Caja de Ahorros en 1967 en la capital.




2.El primer club. 1972.- Salvador Padrón y Ceferino Sosa.-

En Guía, el primer club surge de la mano del apoyo de un destacado jugador del Caballo Blanco de Gáldar, Salvador Padrón, que hacia 1970-71 entra en contacto con un grupo de aficionados guienses, en los que destaca el joven Ceferino Sosa, de  23 años, verdadero entusiasta y motor del ajedrez en Guía. Se plantean crear un club en el Casino, y un equipo federado. En 1971 el propio Salvador Padrón da una simultánea en el Casino de Guía, y en 1972 se materializa la creación del club Guía, con los propios Salvador Padrón y Ceferino Sosa al frente, que juegan la liga de segunda categoría. El club se inaugura con una simultánea del fuerte jugador preferente Alejandro Ortega. Posteriormente otros como el ex campeón de España Angel Fernández ofrecen simultáneas, y se crea una sana rivalidad con el Caballo Blanco de Gáldar.

El Guia. Año 1972. A la izquierda, yo mismo como integrante del Cida B Las Palmas, con Sergio Cabrera y otros.




El Guía ascendió en ese año 1972 de tercera a segunda, y se mantuvo en competición tres temporadas, manteniendo la  categoría y dando algunas sorpresas a equipos de mayor nivel. En 1973 hubo un cambio de Junta Directiva, que se rejuveneció, asumiendo la presidencia el jugador Fco. Rodriguez Padrón. Hasta el verano de 1975 el club se mantuvo en actividad, si bien ya por entonces se quejaba de que carecía de sede social. Celebró tres torneos de verano que consistían en triangulares o cuadrangulares por equipos con equipos de la isla. El Guía siempre era reforzado, un año incluso por Angel Fernández y Visier!, pese a lo cual nunca consiguió ganar el trofeo.



1976: El derrumbe. En 1976, con el cambio de régimen político el Ayuntamiento de Guía recortó drásticamente la subvención al ajedrez, lo que, unido a la crisis federativa con la primera dimisión de Marrero Portugués,  determinó la desaparición del equipo y de los torneos de verano. Pese a todo, existieron iniciativas federativas en el municipio, y continuó la labor escolar, en la que Ceferino Sosa se mantuvo como monitor.

2ª etapa: Ceferino Sosa desde  1987.-
A partir de aquí, 1976, la historia del ajedrez guíense se frena,  y hay que esperar a 1987 en que de nuevo el propio Ceferino Sosa, alma mater del ajedrez guíense, asuma el timón y aprovechando el empuje de la nueva Federación,  crea  un nuevo club en Guía. Además, Ceferino promueve otra vez torneos en el Casino en los veranos, en esta ocasión individuales, recogiendo la vela de los primeros torneos de los años 70. Los torneos comenzaron en 1990. Pero además, en esta década, otro destacado jugador guiense, Luis Castellano, reforzó las iniciativas de Ceferino, que en adelante ya no se encontró solo. Por desgracia Luis, justo cuando acababa de ser nombrado profesor en Lanzarote, fallecio de cancer de pulmon con poco mas de 40 años...

Como pequeño homenaje a Ceferino transcribo la partida que jugué con él.

Moyano,Ricardo - Sosa,Ceferino [C70]
I Torneo Virgen Guia (6), 06.09.1990
 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Ac5 5.0–0 d6 6.c3 b5 7.Ab3 Ae6 8.Axe6 fxe6 9.d4 exd4 10.cxd4 Ab6 11.d5 exd5 12.exd5 Cce7 13.Ag5 Dd7 14.Te1 0–0–0 15.a4 b4 16.De2 Te8 17.Dxa6+ Rb8 18.Dc4 h6 19.Ae3 Cf6 20.Axb6 cxb6 21.Td1 Tc8 22.Dxb4 Cexd5 23.Db3 Tc7 24.Cc3 Cxc3 25.bxc3 Dc6 26.Cd4 Db7 27.Cb5 Tc6 28.Cxd6 Dc7 29.Cb5 Df4 30.Df7 Tc7 31.Dxc7+ Dxc7 32.Cxc7 Rxc7 33.Te1 Rd6 1–0.


En lo sucesivo, a partir de 1990, se inicia la etapa más esplendorosa del ajedrez guíense. El Open de Guía será un referente en el calendario de verano de la Federación, desfilando por él muchos de los mejores jugadores de la isla. El torneo se mantendrá bajo la dirección de Ceferino prácticamente hasta su prematuro fallecimiento en diciembre de 2012, a los 65 años de edad. El testigo fue recogido por el Univacit Guia con Samuel Falcon Pancho como entusiasta motor... Como me comento el nuevo directivo, el tomo el relevo de Ceferino organizando los torneos de verano desde principios de la decada 2000, de tal modo que con una u otra modalidad desde 1990 el torneo de verano nunca ha faltado a la cita, y acumula ya pues mas de 25 años...





3ª etapa.- Desde los años 90 a la actualidad.- El ajedrez en Guía es una realidad pujante desde finales de los años 80, en que recupera el apoyo del Ayuntamiento y las instituciones. En los años 90 el ex campeón del mundo Anatoly Karpov se vinculó al club de la Caja de Ahorros de Las Palmas y fue una presencia activa en la isla. Guía bautizó con su nombre el Open de verano, y dio su nombre, plaza Karpov, a una de las plazas céntricas del casco urbano, que inauguró el propio Karpov con una simultánea en 1995. Además, ese año el renacido equipo del Guía había conseguido el ascenso por primera vez a primera categoría,  lo que culminaría ya en esta última década con el ascenso bajo el nombre de Univacit-Guía a la categoría máxima de preferente, disputando en los últimos cuatro años la Liga Insular con buenos resultados. El equipo está  liderado por Alfredo Brito, José Luis Rodríguez, Cayetano Díaz o Samuel Falcón “Pancho”, delegado del equipo, y el nuevo alma del ajedrez guíense, y han intervenido otros jugadores de Las Palmas como Juan Carlos Angel, Adrián Cruz, José Luis Rodríguez, Agustín Marrero, o yo mismo en alguna partida puntual. El año pasado incluso tuve la gran felicidad de compartir la plantilla del equipo de segunda, Univacit B, con el gran jugador histórico y amigo Sergio Cabrera Guerra,  preferente en los años 70 y 80. A destacar también la nueva savia, los jugadores (y jugadoras) jóvenes que integran su plantilla, como Alberto Medina o María Nuez Vostokov, y en el último año, Luna Yue Hernández Guerra.





Es para mí una satisfacción haber vivido la historia del ajedrez guíense desde los años 80, con mi participación en los primeros Torneos de la Virgen, hasta mi modesta aportación a los equipos del Univacit (en preferente, primera y segunda) en la actualidad. Pero lo relevante es que el ajedrez en Guía ha tenido una continuidad desde aquellos históricos tiempos heroicos de los años 40 hasta la actualidad.


En la actualidad, el Open de Guía  se celebra cada año como Memorial Ceferino Sosa.
Veamos en esta foto, cedida por el M.F. y colaborador habitual de este blog Ernesto Solana, a Ceferino Sosa ya en sus últimos años, hacia 2010, presenciando el encuentro de equipos entre el Univacit-Guía y el Grandama. En el Univacit, Cayetano, Abel, José Luis... En el Grandama el M.f. Ernesto Solana defiende el primer tablero de un equipo esencialmente femenino, con fuertes jugadoras de esos años como Carolina, Yadira, etc.

Encuentro entre Univacit-Guia y Grandama, Ceferino Sosa de pie, hacia 2010

El juego de nuestras vidas. Base de datos de partidas locales y nacionales

El juego de nuestras vidas. Base de datos partidas locales Las Palmas Ajedrez 1932-1979. Base de datos de campeonatos de España individual y por equipos hasta 1990







Hola amigos, cuando ya está cerca de agotarse la edición de mi libro "El juego de nuestras vidas" sobre Historia del ajedrez grancanario 1954/1970 (en espera de una futura edición de la segunda parte 1970/1979), creo que es llegado el momento de un pequeño  regalo. Algunos lectores me han pedido poder desarrollar las partidas en las tecnologías informáticas, y consultar partidas que quedaron fuera del libro. A ello se encamina la base de partidas que acompaño: todas las partidas del libro y muchas otras que han quedado fuera, desde 1933 a 1979. Son unas 400 partidas.

No es una base completa, por supuesto, y habría que añadir partidas de jugadores locales en campeonatos de España que no están en ella, en breve subiré bases amplias facilitadas por el buen amigo Alejandro Melchor, sobre tales campeonatos, con varios miles de partidas de jugadores nacionales, donde están también algunas de esas partidas de los Angel Fernández, Fernando Sagaseta, Pedro Lezcano, Ernesto Solana, Alfredo Brito, etc. etc.

Del mismo modo incorporo la gran base confeccionada por el amigo Alejandro Melchor de partidas de los campeonatos de España por equipos e individuales hasta 1990, son más de 5.000 partidas, y hay muchas de jugadores canarios.

Pinchando en los enlaces se pueden descargar  desde el servidor Mega.